EEUU regresa oficialmente al Acuerdo de París

WASHINGTON– Estados Unidos regresó oficialmente el viernes al Acuerdo de París sobre el clima, con la promesa del gobierno del presidente Joe Biden de hacer de la lucha contra el calentamiento global una prioridad máxima.

Un mes después de que Biden asumiera el cargo, Estados Unidos -primera economía del mundo y segundo mayor emisor de carbono detrás de China- volvió a ser parte del pacto global del 2015 para enfrentar el aumento de las temperaturas del planeta.

Este reingreso significa que el Acuerdo de París nuevamente incluye a casi todos los países del mundo.

El gobierno de Obama destinó más de 70.000 millones de dólares a proyectos ambientales y críticos afirman que el dinero no cuenta con supervisión ni garantía de que los países lo empleen realmente en frenar el supuesto cambio climático. EEUU es el país que más aporte financiero brinda a este acuerdo.

En un discurso ante la Conferencia de Seguridad de Múnich, Biden pidió a los países europeos que redoblen sus compromisos para combatir el cambio climático.

“Ya no podemos retrasar ni hacer lo mínimo para abordar el cambio climático”, dijo. “Esta es una crisis existencial global. Todos sufriremos las consecuencias”.

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo que “abordar las amenazas reales del cambio climático y escuchar a nuestros científicos está en el centro de nuestras prioridades de política nacional y exterior. Es vital en nuestras discusiones sobre seguridad nacional, migración, en esfuerzos internacionales de salud y en nuestras negociaciones comerciales y de diplomacia económica”, añadió.

En un elogio al Acuerdo de París, negociado por el expresidente Barack Obama, Blinken -exmiembro del gabinete de Obama- dijo que la próxima diplomacia climática será crucial.

Biden tiene prevista una cumbre climática para el 22 de abril, en coincidencia con el Día de la Tierra. Y John Kerry, exsecretario de Estado y ahora enviado climático de Estados Unidos, pidió al mundo que aumentara sus ambiciones en las conversaciones sobre el clima de la ONU que tendrá lugar en Glasgow en noviembre.

El compromiso de Biden es hacer que el sector energético de Estados Unidos esté libre de polución para el 2035 y pasar a una economía de emisiones cero para 2050. No es el caso de China que el Acuerdo le otorga 13 años de absoluta libertad en sus emisiones de carbono y gases contaminantes hacia la atmósfera, una de las prerrogativas por las que el expresidente Trump decidió dejar el pacto y lo calificó de “injusto e inservible”.

Trump, defensor de la industria de los combustibles fósiles que emplea de forma directa e indirecta a más de 15 millones de personas en EEUU, había argumentado que el Acuerdo de París era injusto para Estados Unidos.

Los objetivos de este pacto son esencialmente no vinculantes, y cada país redacta sus propias medidas, un punto en el que insistieron Obama y Kerry, conscientes de la oposición política que enfrentaban en Estados Unidos.

El Acuerdo de París tiene como objetivo limitar los aumentos de la temperatura global a 2º Celsius por encima de los niveles preindustriales y continuar el esfuerzo para bajarlo a 1,5 ºC.

Un estudio reciente halló que 480.000 personas han muerto, supuestamente, en lo que va de siglo en desastres naturales relacionados con el clima.

En apenas 20 años, la crisis de opioides en EEUU causó una cifra similar de muertes. La violencia y los conflictos armados en el planeta dejaron en el 2019 más de 10.000 niños muertos o mutilados, al tiempo que millones quedaron atrapados en áreas que soportan conflictos armados en el mundo. Las cifras se agravaron con la pandemia de COVID-19, reveló un informe de la ONU.

 

Fuente: diariolasamericas.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba