EE.UU.: Biden revoca veto de Trump a personas transgénero de servir en las fuerzas armadas

Biden firmó una orden ejecutiva que «establece la política de que todos los estadounidenses que estén cualificados para servir en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos deberían poder servir», según un comunicado de la Casa Blanca. «El presidente Biden cree que la identidad de género no debería vetar el servicio militar, y que la fortaleza de EE.UU. se halla en su diversidad», indicó la nota.

El texto agregó que «permitir a todos los estadounidenses cualificados servir a su país bajo un uniforme es mejor para las Fuerzas Armadas y para el país, porque una fuerza incluyente es una fuerza más efectiva».

Nuevas instrucciones al Pentágono y a Seguridad Nacional

La medida fue publicada poco antes de que el general retirado Lloyd Austin jure este lunes su cargo como secretario de Defensa del Gobierno de Biden. Esta decisión revoca las órdenes de Trump que prohibían la presencia de militares transgénero en las Fuerzas Armadas, e instruye al Pentágono y al Departamento de Seguridad Nacional a que garanticen que todas las políticas sean coherentes con la medida.

Asimismo, establece que se identifiquen y examinen de inmediato los registros, así como su «corrección», de uniformados a los que se les haya denegado de forma involuntaria continuar sirviendo en las Fuerzas Armadas o que hayan sido dados de baja o apartados «sobre la base de la identidad de género o bajo circunstancias relacionadas con la identidad de género». Durante su campaña electoral, Biden prometió que revocaría la prohibición de Trump.

Prohibición de ejercer una profesión por su condición de género

La Administración de Barak Obama (2009-2017), en la que Biden fue vicepresidente, levantó una prohibición previa a los transgénero para servir en el Ejército en 2016. Trump anunció en julio de 2017 que tenía la intención de prohibir a todas las personas transgénero trabajar en las Fuerzas Armadas «por los altos costos que implicaba», y posteriormente la Casa Blanca aconsejó que no se permitiera el alistamiento de personas que pudieran querer en un futuro someterse a una operación de cambio de sexo.

Finalmente, el Departamento de Defensa presentó en marzo de 2018 una normativa que establecía que las personas con «un historial de disforia de género (…) quedan descalificadas del servicio militar excepto bajo circunstancias limitadas».

Esta nueva normativa no recomendaba la expulsión de miembros de las Fuerzas Armadas que ya se hubieran sometido a una operación de cambio de sexo.

 

Fuente:  dw.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba