Educación ajusta plan de estudios para incluir contenidos de cívica y ética

Más que sumar nuevas materias al horario de clases, el Ministerio de Educaciónplantea fortalecer el currículo escolar con contenidos sobre ciudadanía, derechos y anticorrupción. Esta propuesta se enmarca en la Estrategia Nacional Anticorrupción, presentada semanas atrás por el Gobierno.

La idea del Ministerio de Educación es afianzar desde las aulas la práctica de valores ciudadanos que promuevan la convivencia social. La ministra de esa cartera del Estado, María Brown, explicó que los ajustes se incorporarán al nuevo plan de estudios, presentado hace unos meses. Y entre los cambios en el abordaje de la malla curricular están estos nuevos contenidos, que por ahora son analizados junto a la Secretaría Anticorrupción.

Para el pedagogo Ronald Oña existen dos vías para aplicarlos. Por un lado, dice, existe la base de Estudio Sociales, una materia que ya incluye temas de ciudadanía, derechos y obligaciones; no obstante, recomienda que sean docentes preparados quienes impartan estas temáticas.

La otra ruta es la transversalización. Es decir, que distintas asignaturas incluyan contenidos específicos para que el ciudadano, desde su formación inicial, sea más consciente de sus responsabilidades con la comunidad. De esta forma se aportaría a reducir la corrupción y el delito.

El Gobierno ha solicitado apoyo de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y la Oficina de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Droga y el Delito (Onudd).

Estas agencias cuentan con programas de ciudadanía y educación, que han sido puestos en práctica en otros países. En Ecuador, el Ministerio de Educación ha compartido la guía a los planteles educativos y la ministra Brown anunció que están dando soporte con capacitación docente para aterrizar estos temas en el aula.

Oña, especializado en Innovación Educativa, asegura que estas herramientas internacionales son útiles, siempre que sean institucionalizadas. Por eso sugiere que no sean solo un anexo que puedan utilizar los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE), sino que sea parte de la malla curricular para formar ciudadanos responsables con un criterio más humanista.

Una guía para construir sociedades justas

La educación juega un papel importante en la construcción de sociedades justas y pacíficas. Esa es la esencia de la guía La educación para la ciudadanía mundial: enseñar una cultura de la legalidad, de las Naciones Unidas.

Este programa educativo está dirigido a niños y jóvenes, y se enfoca en la enseñanza de derechos y el estado de derecho, con referentes éticos. Además, da apoyo a los educadores con herramientas pedagógicas interactivas para que los estudiantes cuenten con los medios para que sean escuchados.

El programa tiene un enfoque holístico, inclusivo e involucra a un amplio círculo. Desde docentes, padres y la comunidad escolar, hasta instituciones gubernamentales, empresas y organizaciones de la sociedad civil como actores de un proceso de aprendizaje de derechos y lucha contra la corrupción. El objetivo de esta integralidad es abrirse espacio más allá de las escuelas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba