Ecuador pide en la ONU “alianzas urgentes” ante los peligros que enfrentan las personas en movilidad humana

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana instó hoy en Naciones Unidas a hacer “alianzas urgentes para enfrentar la migración riesgosa, la trata y tráfico de personas, la xenofobia, la violencia de género y otras amenazas a las personas en movilidad humana”.

Así lo manifestó el viceministro de Movilidad Humana, José Luis Jácome, en el Diálogo Internacional de las Migraciones, foro sobre políticas entre los países de origen, tránsito y destino de los migrantes. En concreto, Jácome intervino en el panel las perspectivas en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, en el que se examinaron “prácticas óptimas de las asociaciones, así como las herramientas disponibles para reforzar la coordinación de medidas, entre todas las partes interesadas” en relación a la migración.

Al respecto, el viceministro, que declaró que es una “prioridad” para Ecuador la construcción del Pacto Mundial de Migración, señaló como “fundamental” la construcción de una agenda internacional “que considere la movilidad humana como un actor del desarrollo y un elemento transversal para cumplir con los objetivos de un desarrollo sostenible”. Además, afirmó que los ODS son “una meta posible” si los Estados “ubican en el centro de sus políticas al ser humano”.

Ecuador aprovechó el encuentro para ratificar su compromiso para que “nadie se quede atrás” en el camino hacia el desarrollo sostenible y expuso el ‘Plan Nacional de Desarrollo: Toda una vida 2017-2021’, articulado de manera directa a la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que fija 17 objetivos de aplicación universal que “rigen los esfuerzos de los países para lograr un mundo sostenible en el año 2030”.

El viceministro Jácome también explicó ante el foro en la ONU, en Nueva York, que el país, en cuanto a movilidad humana, “ha planteado la necesidad de ejecutar una política innovadora, con un enfoque de derechos que responda a las necesidades y demandas de las personas en movilidad humana y genere condiciones que garanticen el pleno ejercicio y protección de sus derechos”.

Para ello, el Estado también apuesta, en lo nacional, por las alianzas y el diálogo. Así, se trabaja conjuntamente con la Academia, con la sociedad civil a través de asociaciones y colectivos, y con los organismos internacionales especializados, “de manera que la temática sea abordada desde una perspectiva integral tomando en consideración a todos los actores”.

Entre los ejemplos de acciones fruto de las alianzas, Cancillería señaló, entre otros, la colaboración con la Organización Internacional para las Migraciones, “que prevé la capacitación efectiva de toda la función pública sobre la nueva normativa vigente de movilidad humana, así como campañas de prevención de la migración riesgosa, lucha contra la trata y tráfico de personas y la erradicación de la xenofobia”. /Cancillería

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba