Downing Street desmiente que Boris Johnson planee dimitir porque no se ha recuperado del coronavirus

Downing Street ha desmentido las informaciones sobre una supuesta dimisión en seis meses de Boris Johnson “porque no se ha recuperado del coronavirus”. La noticia, publicada por The Times y atribuida a Humphry Wakefield -suegro del estratega Dominic Cummings– sorprendió al propio Johnson en su primer acto oficial de Devon tras las vacaciones familiares en Escocia.

Según The Times, Humphry Wakefield (84 años) hizo la confidencia a la periodista Anna Silverman durante una visita reciente en su castillo de Northumberland. El padre de la también periodista Mary Wakefield -que llegó a trabajar con Johnson en The Spectator y está casada con Dominic Cummings- llegó a comparar al “premier” con un “caballo cojo” tras haber contraído el coronavirus.

“Si pones un caballo a trabajar cuando está herido, nunca se recuperará”, advirtió supuestamente Humphry a su interlocutora. Varios medios británicos se hicieron eco de la noticia y obligaron a Downing Street a difundir un desmentido al mediodía y asegurar que Johnson está “perfectamente” y “en forma” (como puede comprobarse en las fotos con su hijo de tres meses Wilfred y su novia Carrie Symonds tomadas en la costa escocesa la semana pasada).

La polémica ha salpicado indirectamente al estratega Dominic Cummings, que está recibiendo presiones para responder públicamente las palabras de su suegro. Humphry Wakefield no ha desmentido ni confirmado hasta el momento la supuesta confidencia, que ha realimentado los rumores sobre la salud de Johnson.

El “premier” anunció que había contraído el coronavirus el pasado 27 de marzo, cuatro días después de ordenar el confinamiento por la pandemia. Durante más de diez días estuvo aislado en un apartamento del número 11 de Downing Street y siguió al mando del Gobierno por teleconferencia.

Sus propios ministros fueron quienes dieron la alerta por su precario estado de salud, y el 5 de abril fue trasladado al hospital de St. Thomas. Dos días después ingresó en la UCI y necesitó asistencia de oxígeno, aunque no fue necesario conectarle a un respirador.

El “premier” reconoció a toro pasado que su condición había sido más grave de lo que se llegó a admitir y que los médicos le habían dado un 50% de posibilidades de supervivencia. Durante casi tres semanas se recuperó en la residencia de Chequers en compañía de Carrie Symonds, que también contrajo la enfermedad en las últimas semanas de embarazo.

Jonhson volvió a Downing Street el 27 de abril y el día después se ausentó para asistir al nacimiento de su hijo Wilfred. Durante las dos primeras semanas mantuvo un perfil bajo, con un breve mensaje a los británicos y una sola comparecencia en el Parlamento y ante los medios para hablar sobre la estrategia ante la pandemia.

Durante varias semanas, Downing Street mantuvo silencio sobre su estado de salud, lo que dio pie a todo tipo de especulaciones. El sobrepeso está considerado como una de las precondiciones que pueden agravar la enfermedad.

Un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) ha revelado que el 35% de los pacientes de Covid-19 no han vuelto a su estado normal. Dolores de cabeza, pérdida de olfato, trombosis, sensaciones de hormigueo y fatiga crónica son algunos de los síntomas que suelen presentar los enfermos durante semanas.

 

Fuente: elmundo.es

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba