Ampliación de la reserva de Galápagos preocupa al sector pesquero

La posible ampliación de la Reserva Marina de Galápagos (RMG), a través de un cuerpo legal que se tramita en la Asamblea Nacional, preocupa al sector pesquero del país.

“Esta situación se está dando sin que se haya cumplido el debido proceso participativo al no haberse convocado a todos los sectores involucrados. El sector pesquero puede verse afectado con una decisión de esta naturaleza”, dijo ayer Bruno Leone, presidente de la Cámara Nacional de Pesquería (CNP).

Recordó que la RMG, creada en 1988 con la Ley Especial para la Conservación y Desarrollo Sustentable de Galápagos, comprende 133 kilómetros cuadrados, siendo la segunda más grande del mundo después de la Antártida.

No obstante, dijo que la actual RMG tiene una extensión de 40 millas dentro de las 200 millas territoriales de Zona Económica Exclusiva (ZEE), donde no debería ingresar ninguna embarcación extranjera a realizar faenas de pesca u otra actividad, a excepción de la libertad de navegación facultada por el derecho internacional.

Leone dijo que dicho proyecto se tramita en la Asamblea Nacional a través de la Comisión de Biodiversidad, sin que el titular de esa mesa informe e invite a las partes a una discusión sobre la posibilidad de ampliar la RMG.

También se desconoce quién es el legislador que impulsa dicha iniciativa.

“¿Con qué estudios técnicos se pretende ampliar la reserva?”, se preguntó el dirigente frente a la falta de respuesta de las autoridades de Ambiente y otras de Gobierno.

Leone señaló que la cámara envió una comunicación al presidente Lenin Moreno, ministro de Ambiente, Raúl Ledesma y a la propia Marina del Ecuador, para que tomen cartas en el asunto, más aún, cuando en el mismo proyecto se busca la obtención de un presupuesto para permitir la contratación de una ONG extranjera que se encargue de hacer vigilancia en la ampliación de la reserva insular.

Destacó que, si la idea es sustentar esta ampliación acusando al sector pesquero de incumplir normas, es preciso entender que las falencias están en la falta de ordenamiento de las islas con sus habitantes.

“No hay una exposición de motivos que explique técnicamente, las razones para mover la reserva hasta unas 40 millas más. ¿Por qué no se socializó esto si tan importante es la idea?”, indicó.

El sector insistió en que la RMG debe quedarse tal como está para evitar graves impactos a la zona donde faena la flota pesquera atunera que cuenta con 115 embarcaciones. (DAB)

Fuente: La Hora