Descubren vínculos entre el síndrome de intestino irritable y trastornos de salud mental

El síndrome del intestino irritable es una dolencia común en todo el mundo, que afecta a aproximadamente 1 de cada 10 personas y causa una amplia gama de síntomas que incluyen dolor abdominal, distensión y disfunción intestinal que pueden afectar significativamente la vida de las personas.

El diagnóstico generalmente se realiza después de considerar otras posibles afecciones (como la enfermedad de Crohn o el cáncer de intestino), y las pruebas clínicas demuestran a ser normales. La afección a menudo es hereditaria y también es más común entre personas propensas a la ansiedad. Las causas del SII no se comprenden bien, pero un equipo internacional de investigadores ha identificado varios genes que proporcionan pistas sobre los orígenes, tal como lo revelan en su reciente publicación en la revista Nature.

El equipo de científicos, que involucra a más de 40 instituciones y está coordinado por especialistas en el Reino Unido y España, analizó datos genéticos de 40.548 personas que padecen SII del Biobanco del Reino Unido y 12.852 de la iniciativa Bellygenes (un estudio mundial que tiene como objetivo identificar genes vinculados aL síndrome) y los comparó con 433.201 personas sin SII, centrándose en individuos de ascendencia europea. Los hallazgos se repitieron con datos no identificados de la compañía de genómica 23andMe, proporcionados por clientes que dieron su consentimiento para la investigación, comparando 205.252 personas con SII con 1.384.055 controles.

Los resultados mostraron que, en general, la heredabilidad del SII (cuánto influyen los genes en la probabilidad de desarrollar una afección en particular) es bastante baja, lo que indica la importancia de factores ambientales como la dieta, el estrés y los patrones de comportamiento que también pueden compartirse en la familia y con el medio ambiente.

Sin embargo, seis diferencias genéticas (que influyen en los genes NCAM1, CADM2, PHF2 / FAM120A, DOCK9, CKAP2 / TPTE2P3 y BAG6) fueron más comunes en las personas con SII. Dado que los síntomas esta dolencia afectan al intestino, se esperaría que los genes asociados con un mayor riesgo de SII se expresaran allí, pero esto no es lo que encontraron los investigadores. En cambio, la mayoría de los genes alterados parecen tener funciones más claras en el cerebro y posiblemente en los nervios que irrigan el intestino, en lugar del intestino en sí.

El coinvestigador principal del estudio y gastroenterólogo consultor Miles Parkes de la Universidad de Cambridge, explicó: “El SII es un problema común y sus síntomas son reales y debilitantes. Aunque ocurre con más frecuencia en personas propensas a la ansiedad, no creemos que la cause; nuestro estudio muestra que estas afecciones tienen orígenes genéticos compartidos, y los genes afectados posiblemente conduzcan a cambios físicos en el cerebro o las células nerviosas que en a su vez causan síntomas en el cerebro y síntomas en el intestino”.

El estudio también encontró que las personas con SII y ansiedad tenían más probabilidades de haber sido tratadas con frecuencia con antibióticos durante la niñez. Los autores del estudio plantean la hipótesis de que el uso repetido de antibióticos durante la infancia podría aumentar el riesgo de SII (y quizás ansiedad) al alterar la flora intestinal normal (bacterias saludables que habitualmente viven en el intestino) que a su vez influyen en el desarrollo de las células nerviosas y el estado de ánimo.

Los tratamientos actuales para el SII varían ampliamente e incluyen cambios en la dieta, medicamentos recetados dirigidos al intestino o al cerebro o intervenciones conductuales. El autor del presente estudio Chris Eijsbouts, de la Universidad de Oxford, sugiere que el descubrimiento de genes que contribuyen al SII puede ayudar en el desarrollo de nuevos tratamientos a largo plazo. Dijo: “Incluso los cambios genéticos que solo tienen efectos sutiles en el SII pueden proporcionar pistas sobre las vías a las que dirigirse terapéuticamente. A diferencia de los cambios genéticos individuales en sí, los medicamentos pueden tener un impacto considerable en otras áreas, además de en la enfermedad”.

El coinvestigador principal, Luke Jostins de la Universidad de Oxford, comentó: “anticipamos que la investigación futura se basará en nuestros descubrimientos, tanto analizando los genes diana identificados como explorando el riesgo genético compartido a través de las condiciones para mejorar la comprensión de las interacciones desordenadas cerebro-intestino que caracterizan al SII “.

“El SII representa un desafío notable para los estudios genéticos. Estos hallazgos iniciales han sido esperados durante mucho tiempo, y finalmente nos dicen que este tipo de investigación vale la pena “, agregó Ikerbasque Mauro D’Amato de CIC bioGUNE, co-investigador senior y coordinador de la iniciativa Bellygenes.

 

Fuente: Miami Mundo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba