Liverpool con problemas de calendario en los torneos

Londres, 31 oct (EFE).- La clasificación del Liverpool a los cuartos de final de la Copa de la Liga inglesa ha supuesto una alegría para Anfield y un quebradero de cabeza para Jürgen Klopp, al que los partidos se le acumulan al mismo ritmo que subían el miércoles los goles al marcador.

El duelo de cuartos de final ante el Aston Villa está planeado que se juegue en la semana del 17 de diciembre. El problema es que el Liverpool esos días estará jugando el Mundialito de Clubes en Catar, donde participa como actual campeón de la Liga de Campeones. 

La EFL, organizadora de la competición, ya ha explicado que están buscando una fecha alternativa en la que jugar el encuentro, pero este solo es uno más de los problemas a los que el Liverpool tendrá que hacer frente en los próximos meses. 

«La FIFA nos dice que tenemos que jugar el Mundialito, la Premier League nos dice que tenemos que jugar la Copa de la Liga, así que intentamos jugarla, pero si no encontramos fecha, no será en nuestro parón invernal, porque lo necesitamos», explicó el técnico alemán. 

El Liverpool tendrá que hacer frente a un calendario cargadísimo y en el que además aún tienen un partido pendiente de decidirse cuándo tendrá lugar. El que les tiene que enfrentar al Aston Villa y que debía haberse jugado en la semana del Mundialito de Clubes. 

Este particular Everest de los de Klopp comienza ya, enlanzando tres semanas consecutivas con dos partidos cada semana antes del próximo parón de selecciones del 18 de noviembre. 

En esas tres semanas se han enfrentado a Tottenham Hotspur y Arsenal y les queda por delante un duelo vital ante el Manchester City.

Por ahora, consiguen retener la ventaja de seis puntos frente al City en la Premier, pero el cansancio comienza a preocupar a Klopp, quien en la Copa de la Liga alineó un equipo plagado de jóvenes y sin Mohamed Salah, Virgil van Dijk, Sadio Mané ni Roberto Firmino.

Una vez acabe el parón de selecciones, donde muchos de los futbolistas del Liverpool tendrán que participar con sus equipos nacionales, los ‘Reds’ sumarán seis semanas consecutivas doblando partidos. 

Nápoles, Everton y Salzburgo serán la previa del Liverpool antes de llegar al Mundialito, con los partidos aplazados ante Aston Villa y West Ham United en el tintero. 

En total, de aquí hasta final de año, el Liverpool tendrá que jugar un mínimo de catorce encuentros, que podría elevarse hasta 16 si también tuviese que disputar los aplazados. 

Muchos de ellos con una única preparación de tres días.

Un quebradero de cabeza para Klopp que ya el año pasado se libró de las copas con eliminaciones tempranas en ambas y a quien la tanda de penaltis ganada este miércoles le mete en otro problema. Esta vez de calendario.

El respiro que tendrán los jugadores, en el novedoso parón invernal de febrero todavía queda muy lejos. EFE