PSG: el fracaso de un proyecto de 1.149 millones para reinar en Europa

Otra temporada más el faraónico proyecto de Nasser Al-Khelaïfi al frente del Paris Saint-Germain volvió a fracasar en Europa. De hecho, ha ido ‘involucionando’ De la 2012-13 a la 2015-16 cayó cuatro veces seguidas en cuartos de final de la Champions (Barcelona, Chelsea, Barcelona y Manchester City) y desde la 2016-17 a la temporada actual ha caído en tres ocasiones consecutivas en octavos (Barcelona, Real Madrid y Manchester United).

Esta última eliminación, tras ganar 0-2 en la ida, ha reabierto las heridas de un proyecto cuyos cimientos se tambalean. Las razones son muy diversas.

1.149 millones sin premio en Europa

La ‘megainversión’ del PSG (1.149,1 millones desde la llegada del fondo qatarí) ha servido para ganarlo todo en Francia (cinco Ligas, cuatro Copas, cinco Copas de la Liga y seis Supercopas)… pero no ha ‘rascado’ metal en Europa. Insuficiente. Tanto es así que podría tener consecuencias inmediatas. El director deportivo Antero Henrique estaba ya más fuera que dentro. Habrá que estar atentos también a Al-Khelaïfi. La temporada pasada ya se rumoreó que podría dejar de ser el hombre de confianza de Qatar Sports Investments, el fondo propietario del club, tras caer ante el Madrid. Lo cierto es que muchos fichajes no han justificado su alto precio: Pastore (42), Moura (40), Draxler (36), Lavezzi (30), Guedes (30), Krychowiak (30), Cabaye (25), Jesé (25)…

¿Marquinhos de mediocentro?

Los 1.149 millones invertidos en fichajes no ocultan carencias estructurales. La más profunda, probablemente, se encuentre en la posición de mediocentro. Tuchel pidió dos fichajes en invierno -sonaron Gueye (Everton), Doucouré (Watford) y Thiago Mendes (Lille)- y ‘sólo’ llegó Paredes, suplente hasta la fecha en las grandes citas. La solución de Tuchel a la ‘baja obligada de Rabiot’ ha sido acompañar a Verratti, tanto en la ida como en la vuelta, de Marquinhos. La solución de adelantar al brasileño no ha sido algo puntual -lo ha probado en múltiples partidos-, pero no siempre con buen resultado. En la derrota 3-2 en Anfield, por ejemplo, quedó señalado. Marquinhos es un magnífico central, pero ‘sólo’ un buen mediocentro. De un equipo que ha gastado tanto se espera algo más en la medular.

Mala suerte con las lesiones

Hay que decir, en honor a la verdad, que al Paris Saint-Germain tampoco le ha acompañado la suerte en Europa. Sobre todo, en las dos últimas dos temporadas. Las lesiones le han jugado una mala pasada en el Viejo Continente. El curso pasado, tras caer 3-1 en el Bernabéu, Neymar, su gran fichaje, cayó lesionado de larga duración. Esta campaña la historia se ha vuelto a repetir: ha jugado contra el Manchester United sin Cavani -sólo entró en el añadido de la vuelta- ni Neymar, lesionado. Es cierto que, a la hora de hablar de bajas, el United estaba peor: se presentó en París sin 10 jugadores.

Incapacidad de gestionar resultados favorables

El PSG ha comprado muchos jugadores, pero le falta ese poso que da la historia en Europa. Ni su camiseta, ni su escudo, ni su estadio pesan tanto como el de los ‘gigantes’ del Viejo Continente. A sus jugadores también les falta experiencia para gestionar situaciones puntuales. Se ha visto en dos de las últimas tres temporadas. El PSG es al único equipo que le han remontado un 4-0 favorable -el Barcelona le ganó 6-1- y es también el único que ha desperdiciado un 0-2 a favor cayendo 1-3 con el Manchester United en el Parque de los Príncipes.

Marca