Se fue el mejor jugador en la historia de la Selección Mexicana

A pesar de que su etapa más brillante pasó hace unos años, el retiro de Cuauhtémoc Blanco representa de manera concreta el adiós del futbolista más importante que ha tenido la Selección Nacional de México.

En el Tri, nunca nadie fue tan determinante como lo fue Cuauhtémoc cada vez que se puso la camiseta nacional. Habrá argumentos para afirmar que a lo largo de la historia, por la Selección Mexicana pasaron futbolistas (aunque muy pocos) mejores que Blanco, pero ninguno de ellos le dio tanto como él al combinado nacional.

Es importante diferenciar entre ser el mejor jugador jugador mexicano de la historia, consideración que le corresponde a Hugo Sánchez, y ser el mejor jugador en la historia de la Selección Mexicana.

Muy lejos estuvo el Temo de ganar cinco Pichichis en España y de ser una leyenda del Real Madrid, como sí lo fue Hugo. Igual de alejado estuvo el símbolo del América de ganar dos veces la Champions League con el Barcelona, algo que en México sólo Rafael Márquez puede presumir.

Jugadores con carreras mucho más jóvenes y en pleno apogeo como Carlos Vela, Javier Hernández, Giovani dos Santos, Héctor Moreno y Héctor Herrera, superan a Cuauhtémoc en cuanto a trayectoria europea, pero no se acercan, al menos hasta hoy, al nivel de trascendencia que alguna vez tuvo el Cuau con la Selección.

Si bien Chicharito está encaminado a ser el máximo goleador histórico del Tri -actualmente está empatado en segundo lugar con Cuauhtémoc- todavía está lejos de alcanzarlo en cuanto al peso específico que adquiría el Diez en la cancha cuando se ponía la playera verde.

Más allá de ser la máxima figura del equipo que ganó el único título en competencia de FIFA que tiene la Selección Mexicana a nivel mayor, cuando en 1999 obtuvo la Copa Confederaciones venciendo a Brasil en la final, a Blanco se le debe gran parte de la clasificación a los Mundiales de Corea-Japón 2002 y Sudáfrica 2010.

Con excepción de la eliminatoria para Alemania 2006, en los últimos 15 años México se ha complicado la vida para conseguir su pase a las Copas del Mundo. En 2001 y en 2009, cuando la situación era crítica, más que la influencia de Javier Aguirre en el relevo de entrenador, fue la brillantez de Cuauhtémoc en la cancha lo que empujó al Tri a clasificarse a aquellos Mundiales.

El flamante campeón de la Copa MX con el Puebla, desde el miércoles enfocado en una campaña política, siempre se destacó por su valentía para jugar a la pelota. En efecto, Blanco era un antónimo de ‘pecho frío’ como futbolista. Era de los pocos capaces de mostrar su mejor nivel ante los escenarios y situaciones más adversas.

Cuando la presión se presentaba al máximo sobre el entorno de la Selección, era cuando la apuesta más segura consistía en darle la pelota (responsabilidad) a Blanco para que resolviera los problemas.

El Mundial de Estados Unidos 94 le llegó apenas temprano, pero bien se pudo haber hecho uso de su descaro para jugar a los 21 años. Francia 98 y Corea-Japón 2002 fueron los escenarios a los que llegó en plenitud y donde dejó claro que era de los grandes en la historia del Tri.

Una vieja rivalidad con Ricardo La Volpe, quien desaprovechó al Cuauhtémoc experimentado, en sus tempranos 30, que aportaba liderazgo y una visión de campo única en México, lo privó de disputar su tercer Mundial consecutivo en Alemania 2006. Pero el crack, ya todo un veterano y alejándose cada vez más de su mejor versión, volvió para impulsar la clasificación a Sudáfrica 2010, donde el Vasco Aguirre lo premió con su tercer y último Mundial.

La historia mágica entre Cuauhtémoc y la Selección ya había terminado, pero esta semana se cerró el libro por completo con su retiro como futbolista, por lo que es el momento adecuado para afirmar que no ha existido un jugador más importante para la Selección Mexicana que el inigualable Cuauhtémoc Blanco.

Se despidió el especialista más grande que ha tenido México para entretener a la tribuna y al mismo tiempo ser efectivo para su equipo. Aquel que a pesar de ser un símbolo del club que genera mayor división de opiniones en México, el América, se ganó el cariño unánime de los seguidores del Tri.

Fuente: pasionlibertadores.com