Luis Figo propone un Mundial de 48 selecciones

Luis Figo eligió Wembley para presentar el manifiesto de lo que debe ser el fútbol con él de presidente. «Sería un buen presidente porque amo el fútbol y soy independiente. Sé que tengo un largo camino por delante. Soy realista y sé las barreras que tengo por delante. Soy optimista por naturaleza», dijo el portugués.

«El fútbol me ha dado todo en la vida y por eso me presento. Todos me dicen que algo hay que cambiar. No soy el tipo de persona pasiva que se queda quieto. Busco transparencia y credibilidad. Necesitamos recuperar la esencia del fútbol», añadió.

Importancia del fútbol base. «No todos los niños del mundo pueden jugar al fútbol y la FIFA debe hacer más para lograrlo. El cinco por ciento de los fondos de la FIFA se deben dirigir al fútbol base. Propongo cambios radicales en la distribución de los fondos de la solidaridad. La mitad de los ingresos se deberían distribuir entre las federaciones para este cometido. Cada federación recibiría entre 8 y 10 millones y no los dos de ahora».

Un Mundial con más países: «FIFA necesita un debate abierto. Hay que ampliar el torneo de 32 a 40 o incluso 48. Con solo 3 ó 4 días más de competición se podría abrir el Mundial a más países». Habrá tres propuestas de cara al Mundial. La primera, dejarlo como está, es decir con 32 selecciones (ocho grupos de cuatro equipos). Una segunda propuesta será ampliarlo a 40 selecciones, repartidos en ocho grupos de cinco equipos. La tercera propuesta, que supondría un mayor cambio, es ampliarlo a 48 equipos, jugándose dos torneos de 24 países en dos continentes diferentes, jugado de forma simultánea y que después se juntarían en la segunda fase.

El portugués se refirió también al uso de la tecnología. «Quiero estudiar el calendario, las normas de juego, los formatos de las competiciones, pero todo de una manera dialogada y consensuada. Quiero un fútbol moderno y que se adapte a los tiempos de ahora. Propongo dos reformas: aplicar la tecnología a la línea de gol después de un debate y de estudiarlo a fondo, y cambiar la vieja definición del fuera de juego. Cambiar normas, revisarlas cada 4 años y que se debata el uso de la tecnología para más cosas, pero que la tecnología no suponga un continuo debate sobre lo que sucede», declaró.

Cambio en la forma de gobernar: «Busco renovar la confianza hacia la FIFA. Crecí en un barrio obrero y gracias al fútbol soy independiente. No le debo nada a nadie y por eso puedo ser un presidente que busque el bien del fútbol. Quiero crear un Consejo independiente y un buen gobierno real. El fútbol va conmigo. Quiero que la FIFA cambie y que genere una nueva era».

¿Por qué se presenta? «En Brasil me di cuenta que algo había que hacer. Un país que ama el fútbol, censuraba a su presidente cada vez que se le veía en las imágenes. Eso y los escándalos que ha vivido FIFA me invitaron a presentarme».

Apoyo de Luxemburgo, Dinamarca y Portugal: «Necesitaba cinco apoyos de federaciones y hay muchas con exjugadores. Luxemburgo, Dinamarca y Portugal me apoyan. Las federaciones quieren un cambio, quieren democracia y que se vuelva a hablar de fútbol».

Otros candidatos: «Es bueno que haya un debate y que se presenten varios candidatos. Respeto a Blatter pero ha llegado el momento del cambio. El príncipe Ali tiene buenas ideas y sabe como funciona la organización. A Van Praag le respeto».

Diario Marca