La última jornada de la liga brasileña, fundamental para la Libertadores

Río de Janeiro.- La última jornada de la liga brasileña, que se juega este fin de semana, puede ser fundamental para decidir el rumbo de la Copa Libertadores, por lo menos para los grupos 2 y 4, a los que aspiran el Corinthians y el Internacional, uno de ellos mediante el «purgatorio» de la eliminatoria preliminar.

Con el campeón y subcampeón decididos hace dos jornadas, el Cruzeiro y el Sao Paulo, respectivamente, y los boletos para la Libertadores adjudicados, esta semana tendrá la pimienta de saber quién terminará tercero y eludirá la fase previa y quién será cuarto y tendrá un camino más fácil en la Libertadores.

De momento, el mejor posicionado es el Internacional, tercero con 66 unidades, mientras que el Corinthians, cuarto con los mismos puntos, depende de un fallo de su rival.

El Internacional visita al Figueirense, que no se juega nada, y el Corinthians recibe al Criciúma, que ya está descendido a segunda división.

El que termine tercero en la liga tendrá un camino más fácil en la Libertadores, puesto que irá directo al Grupo 4, en el que esperan el Emelec ecuatoriano, el segundo de la liga chilena y el ganador del partido de repesca entre el Monarcas mexicano y el The Strongest boliviano.

Al cuarto clasificado de la liga brasileña le espera jugar el partido de la fase previa contra un club colombiano y, en el caso de superar ese trance, caería en el grupo que se perfila como el más duro de la competición.

El sorteo deparó nada menos que el Grupo 2, junto al actual campeón de la Libertadores, el San Lorenzo argentino, el Sao Paulo, clasificado como segundo de la liga brasileña, y el Danubio uruguayo.

La jornada 38 también adjudicará los dos últimos boletos para el descenso a la segunda división, que se repartirán entre estos tres equipos: el Bahía, el Vitoria y el Palmeiras, único que depende de sí mismo.

El Bahía ocupa la posición 18 y tiene 37 puntos, uno menos que el Vitoria, su más enconado rival de la ciudad de Salvador, y dos menos que el Palmeiras, un club histórico de Sao Paulo que el año pasado ya tuvo que penar en la segunda división.

Al Palmeiras le vale con empatar en casa contra el Atlético Paranaense, siempre que el Vitoria no gane, y con un triunfo permanecería en la categoría de elite por méritos propios.

Los dos equipos de Salvador están obligados a ganar y esperar por un fracaso del Palmeiras. El Bahía visitará al Coritiba y el Vitoria, recibirá al Santos.

Los que pierdan se unirán al Criciúma y al histórico Botafogo, que ya han perdido la categoría.

Partidos de la trigésima octava y última jornada:

. Sábado: Corinthians-Criciúma y Figueirense-Internacional.

. Domingo: Botafogo-Atlético Mineiro, Sport-Sao Paulo, Palmeiras-Atlético Paranaense, Coritiba-Bahía, Cruzeiro-Fluminense, Vitoria-Santos, Gremio-Flamengo y Goiás-Chapecoense. EFE