Vettel quemó su Red Bull y pidió mejoras: «Se soluciona un problema y surge otro»

Nuevamente Red Bull volvió a fallar en los entrenamientos. Tras los turbulentas pruebas de Jerez, los problemas volvieron a presentarse en Bahréin y generaron más dudas.

El primer día el RB10 de Sebastian Vettel apenas pudo rodar 14 vueltas antes de que se tuviera que parar en pista por un incendio.

La seguidilla de vueltas del comienzo, llevaron optimismo al equipo austriaco. Pero cuando el alemán, tetracampeón de Formula 1, se detuvo para bajarse del vehículo, usar un extintor y apagar el fuego, la felicidad se derrumbó.

En la parte trasera del monoplazaestuvieron los inconvenientes y parece entonces que siguen las fallas de refrigeración en los escapes.

«No estamos contentos por dónde estamos en este momento, pero hay un largo camino por delante. La primera sensación es buena, pero sin duda tenemos que rodar más para juzgar el coche, en cuanto a fiabilidad y rendimiento porque cuando parece que hemos solucionado un problema surge otro», declaró Vettel según reproduce el diario AS.

Con las dificultades y todo, la joven estrella de la F1 dio muestras de velocidad y terminó con el sexto mejor tiempo. No es el comienzo soñado, pero por ahora la situación está lejos de ser caótica.

El mejor tiempo fue el de Nico Hulkenberg con 1:36.880. Detrás finalizó Fernando Alonso y su Ferrari. Hubo buena actuación de Lewis Hamilton, que acabó tercero después de llegar a marcar el mejor tiempo.

Volvió a sorprender Kevin Magnussen, lo que viene a confirmar, tras lo visto ya en Jerez, que McLaren ha vuelto por sus fueros y volverá a ser competitivo este año.

«No sé cómo los otros coches lo están haciendo, pero parece que están pudiendo rodar bastante más. No sé si están teniendo menos problemas que nosotros, pero todos tenemos un montón de cosas que hacer aún», cerró Vettel.