(Perfil) Oribe Peralta toca el cielo del fútbol por el camino más corto

Aunque su carrera no goza del ‘glamour’ de la de las figuras de su selección involucradas en las ligas de Europa, Oribe Peralta se ha convertido en el futbolista de moda de la selección mexicana por el camino más corto, el de los goles.

Peralta se puso el traje de héroe con un ‘hat trick’ en el triunfo de 2-4 sobre Nueva Zelanda en la vuelta de la repesca intercontinental disputada en Wellington.

A inicios del 2011, ya con 27 años, Peralta era uno más en la liga de su país; a veces lo utilizaban como titular en su club, pero le duraba poco, hasta que en el Apertura explotó con 13 dianas para el Santos Laguna y se convirtió en el eje ofensivo del equipo México campeón panamericano, en los que ganó el liderato de goleadores.

En el Clausura del 2012 fue el mejor anotador con 15 dianas, otra vez con la camiseta del Santos, y ante la ausencia en el equipo olímpico del delantero del Manchester United Javier Hernández, fue llamado como refuerzo para Londres 2012.

Después de irse en blanco ante Corea y Gabón, en el momento en el que México necesitaba ganar para liderar su grupo, convirtió en el minuto 65 y decidió la victoria 1-0 sobre Suiza con lo cual puso al equipo en la segunda fase.

Hizo poco en los cuartos de final ante Senegal, pero fue el héroe de la semifinal ante Japón al anotar el gol que rompió un empate 1-1 en el 65. En la final hizo dos goles, suficiente para que México venciera 2-1 a Brasil y se hiciera del cetro olímpico.

Aunque México tuvo una de sus peores actuaciones en la hexagonal de la Concacaf, Peralta fue de lo mejor y ratificó su clase en la reclasificación intercontinental con par de dianas en el encuentro de ida y tres en la vuelta ante Nueva Zelanda.

Ahora que México tiene el boleto a Brasil 2014, Oribe es quizás el jugador más seguro en el Mundial porque ha sido una garantía de goles en un equipo con una sequía ofensiva de la cual no escapó ni el mismo «Chicharito» Hernández, con una baja de juego en sus últimas apariciones.

Aunque siempre se manejó con bajo perfil, Oribe Peralta se mantuvo como un fijo en la alineación de los cuatro entrenadores que ha tenido México en este año, una muestra de la riqueza de su fútbol hoy en día.

Se trata de un atacante con habilidad para jugar retrasado, pero con mucho talento en el área, que pasa por un momento de madurez y ha aprendido a moverse con desparpajo entre los defensas con esa confianza que solo da el hecho de anotar goles a la hora buena.

Hace meses apareció en el anuncio de una fabricante de refrescos en el que reveló su sueño de ser galán de telenovela, lo cual le hizo ganarse el mote de «hermoso» con el cual lo identifican ahora los medios y la hinchada.

A poco más de medio año del Mundial, Oribe sigue sin ‘glamour’. Y es que al no tener la pinta de galán no suele encajar con la publicidad.

En la cancha las cosas son diferentes; el «hermoso» es el mejor goleador de México y eso lo ha convertido en el futbolista más querido del país. No es poco para un jugador con la humildad en estado puro. EFE.