DeportesDeportes Internacionales

Reinaldo Rueda, el trabajo del seleccionador sin trabajo

Completará un año sin dirigir, pasa el tiempo encerrado en su hogar de Vitacura. Participa en charlas, ensaya el inglés y toca acordeón. Planifica a ciegas y envía videos motivacionales a los jugadores de la Roja. El colombiano no lo pasa bien, en sus días más duros en Chile.

Lo primero que hizo Reinaldo Rueda como seleccionador cuando el coronavirus estalló en el mundo occidental fue llamar a sus jugadores que militan en Europa. Allí la crisis sanitaria estaba desatada y la preocupación era latente. La incertidumbre iba de la mano y hasta que no se suspendió definitivamente el fútbol, el contacto con algunos como Medel, Vidal o Alexis fue permanente.

Con el correr de las semanas el virus explotó dramáticamente en América. Ahora la preocupación ya era tema propio y la vida que Rei conocía en Chile se esfumó de un plumazo. Desde hace tres meses, todo cambió para el ex DT de Flamengo.

El caleño ahora divide sus días de pandemia entre charlas a los formadores de la Masía del Barcelona, una de varias, y la práctica del acordeón, que le ha provocado más de una queja de los vecinos. Entre entrevistas con discursos pesimistas sobre la vigencia de la Generación Dorada y el ensayo del inglés, idioma que domina, pero aún no del todo.

Entre reuniones por Zoom con su cuerpo técnico, la lectura de libros que había dejado en el olvido y el intento por actualizarse en materia futbolística. El encierro da para todo. Como muchos otros, ocupa lo que a esta altura más sobra: tiempo.

Paradójicamente, tiempo al mando de la Roja, su trabajo central en Chile, es lo que menos ha tenido. Ya suma ocho meses sin dirigir un partido y en julio próximo se cumplirá un año desde el último por los puntos. Argentina, en el choque por el tercer puesto de la Copa América de Brasil, y Guinea, en un amistoso, fueron sus últimos rivales.

Se suponía que en marzo pasado la Selección debía arrancar el camino a Qatar 2022 ante Uruguay, en Montevideo, y Colombia, en Santiago. Se suponía también que Chile estaría disputando por estos días la Copa América de Argentina y Colombia. El Covid-19 cambió los planes y con ello también la rutina de un entrenador que ya vio rebajado su sueldo por la crisis (50%) que tiene a la ANFP financieramente acomplejada.

De ir todos los días a Juan Pinto Durán, el caleño pasó a ser uno de los primeros habitantes de Chile en vivir las cuarentenas. La primera vez que las autoridades de gobierno decretaron las medidas de encierro para siete comunas, Vitacura, que es donde reside, fue afectada con la medida. Y desde ahí en adelante su departamento, el que queda muy cerca de la Pirámide, ha sido el lugar para pasar el encierro.

Porque aunque haya querido, el 23 de marzo los funcionarios contratados por la ANFP fueron mandatados a no acudir más a sus lugares de trabajo. Las oficinas y todas las instalaciones que posee el fútbol chileno fueron cerradas hasta nuevo aviso.

El trabajo, por tanto, pasó a ser virtual. Eso, justamente, es lo que más complicado tiene a un colombiano acostumbrado a que su lugar de trabajo sean las canchas, el pasto y la pelota. Todo eso hoy queda reducido a videollamadas, análisis de videos y conversaciones telefónicas con sus jugadores, que paulatinamente comienzan a volver a la actividad tras varias semanas de para.

Justamente, esa ha sido también una de las advertencias puestas sobre la mesa por el director técnico. Como si no le bastara haber dirigido poco a la Roja, incluido un motín de sus jugadores en noviembre al negarse a jugar ante Perú utilizando la crisis social en Chile como excusa y la cancelación de los micro ciclos por la suspensión total del fútbol en el país, ahora se suma la inactividad producto del Covid-19 de la columna vertebral del Equipo de Todos.

“Hay que afrontar la realidad del desgaste de esta profesión. Seis meses, por ejemplo, no son lo mismo para un chico de 26 que para un hombre de 35-36. Impactan. Cabe esperar que nuestros jugadores grandes tengan salud y que eso les permita tener vigencia en sus clubes porque, sobre todo los que juegan fuera, están pasando dificultades para ser titulares”, dijo a inicios de mes.

Rueda ha estado incómodo durante su estadía en Chile. Internamente comenta con regularidad que no ha estado exenta de dificultades. Dentro y fuera de la cancha. Polémicas entre jugadores e imposibilidad de llevar a cabo todo lo planificado lo han hecho, cada vez que puede, verbalizar sutilmente estas situaciones en cada entrevista que da, la mayoría al extranjero. Quienes han trabajado de cerca con él desde que llegó al país dicen que lo notan cansado.

Con todo eso a cuestas y a pesar de sus señales poco claras, Rueda planifica la posible vuelta de la selección chilena. Sigue siendo el técnico y debe cumplir con su compromiso. Pero incluso eso es difícil, porque, según se maneja en la interna del equipo, la fecha doble programada para septiembre difícilmente se llevará a cabo, aunque sí se espera que al menos se jugarán dos jornadas de las Eliminatorias sudamericanas (en noviembre) y en el mejor de los escenarios, cuatro (si se suma octubre).

Y como el contexto es incierto, el rival también. Si el arranque para la Roja era contra Uruguay y Colombia, ahora se contempla que será ante Perú, como local, y Venezuela, de visita, los rivales de las fechas 3 y 4. Eso es lo que tiene como información el cuerpo técnico y esas son las selecciones de las que se ha encargado material al área audiovisual de la Roja. El videoanálisis de Rueda y su cuerpo técnico abunda por estos días.

Con ellos sostiene reuniones habituales, pero no son los únicos. Ian Mac Niven, gerente de selecciones, ha sido su principal interlocutor. Con él coordina todo. A él le hace saber sus inquietudes y necesidades. Con él va actualizándose día a día sobre el panorama que le toca enfrentar en el presente y el que pueda venir en el futuro tanto para él como para la Selección.

Hay citas también con otros estamentos relacionados al Equipo de Todos. Con ellos se reúne en alguna plataforma online para compartir planificaciones, revisar material de trabajo, preparar algunos entrenamientos y analizar videos.

La idea, dicen conocedores de la nueva normalidad del entrenador, es estar preparados para cuando se produzca el retorno, razón por la cual mantiene el contacto con los jugadores. Ante la imposibilidad de verlos, bien vale llamarlos y recurrir a otras estrategias que los mantengan ligados a la Roja. La continuidad de un nexo es lo fundamental.

Cuando les llama, el cafetalero pregunta siempre primero por la situación personal de cada uno. Luego pasa a la parte deportiva. La política del cuerpo técnico que comanda ha sido no sobre exigirlos con trabajos o requerimientos específicos, entendiendo que no están bajo su régimen y que sus respectivos clubes son los encargados de ponerlos a punto para el retorno de la actividad.

Por eso la acción más llamativa ha sido enviarles videos motivacionales a los seleccionados. En ellos se intenta recurrir a la memoria emotiva con un repaso de sus mejores momentos en la Roja, como los primeros puestos en las Copa América de 2015 y 2016 o el Mundial de Brasil 2014, algo que ha sido bien valorado por los futbolistas, los que de tanto en tanto también reciben algunos videos con aspectos más tácticos.

Fuente: La Tercera

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar