España remonta la serie y es semifinalista de la Copa ATP

España jugará ante Australia las semifinales de la Copa ATP después de imponerse a Bélgica en una eliminatoria durísima que se decidió en el partido de dobles. Lo ganaron Nadal y Carreño, que tras ceder en la primera manga remontaron con épica un encuentro que parecía perdido y que solo se resolvió en el súper tie break.

Apenas media hora después de haber caído ante Goffin, Nadal volvía a pisar la pista para disputar el dobles decisivo. El partido que daba acceso a las semifinales y en el que el balear formó pareja con Carreño. El número uno del mundo quería arreglar su tropiezo anterior, pero le costó más de lo esperado. Tanto, que por momentos el equipo español se vio fuera de la Copa ATP.

La primera manga fue un decálogo de igualdad. Ninguno de los cuatro jugadores se salieron del guion, asegurando su servicio con holgura. Sin dejar un resquicio para la sorpresa. Caían los juegos del lado del sacador, cargando de confianza cada raqueta a la espera del tie break. Ahí, la igualdad se mantuvo hasta el 5-5, momento en el que Nadal sacó a relucir su picardía.

El español se conoce al dedillo las reglas y, por eso, reclamó una posible «invasión» de un jugador belga al realizar un remate. Un «VAR» del tenis que se pone en marcha en este torneo por primera vez y que Nadal trató de situar a su favor. El árbitro revisó la jugada, pero no dio validez a la reclamación, pues según las imágenes la raqueta de Gille no había golpeado la pelota antes de que ésta llegara a su propio campo. Además, tampoco había traspasado la línea imaginaria que separa las dos partes de la pista. Decepción que dio una mínima ventaja a Bélgica, que acabó llevándose el set.

Por entonces, el rostro de Nadal reflejaba preocupación. Estaba ofuscado el balear. No tanto por el set perdido, sino por la falta de oportunidades al resto. Ni una sola bola de break en toda la primera manga. En la segunda, el duelo discurrió por el mismo camino, aunque eran los belgas los que siempre parecían estar un paso por delante. Confiados por la ventaja en el marcador.

La primera bola de break del partido llegó en el octavo juego del segundo set, pero Nadal tiró de calidad para sacar adelante su servicio y mantener la igualdad (4-4). Se mantuvo el «status quo» dos juegos más, momento en el que Rafa reclamó de nuevo la atención. La concentración máxima de los dos españoles se tradujo en tres bolas de break. Las primeras del partido para España. Tocaba aprovechar una de ellas. Lo tenía tan claro Nadal, que no dudó en volver a acudir a la tecnología. Esta vez, el remate de los belgas se demostró ilegal. 6-5 para España, que tenía el súper tie break en el bolsillo.

Tras casi tres horas de partido, todo quedaba reducido a este desempate, en el que Carreño y Nadal aprovecharon su mayor experiencia. Se le notaron los nervios a los belgas, que fallaron en el peor momento, regalando el pase a semifinales a España, que el sábado se enfrentará a Australia por un lugar en la final. ABC Tenis