Los datos de Zidane en su inicio en la Juve que le desmienten

Hazard sigue en punto muerto. El fichaje estelar del Real Madrid este verano todavía no ha encontrado su mejor fútbol en la capital de España y ya han surgido algunas dudas en torno a la figura del futbolista belga. Hasta él mismo es consciente de los murmullos que hay a su alrededor: «La gente espera mucho de mí, yo también lo espero. Puedo hacerlo mejor. Siempre va a haber críticas, yo lo soy conmigo mismo«, dijo en la rueda de prensa previa del partido que enfrentará a los blancos ante el Brujas. En esa misma sala del Santiago Bernabéu, Zinedine Zidane le tendió un capote: «No le voy a dar ningún consejo. A mí me pasó lo mismo y estaba muy tranquilo: sabía que iba a funcionar con el tiempo. Fue peor cuando llegué a Italia: allí tardé tres meses». Una verdad a medias.

Es cierto que los primeros meses de ‘Zizou’ en Turín no fueron sencillos, pero las circunstancias tampoco ayudaban: tenía 24 años, procedía de una liga más débil como la francesa y era su primera experiencia internacional; además, a esa inexperiencia hay que sumarle la presión añadida de aterrizar en Delle Alpi a cambio de casi cuatro millones de euros (7,5 mil millones de liras), una cuarta parte de lo que el Newcastle pagó al Blackburn Rovers por Alan Shearer, entonces futbolista más caro de la historia. Por último, esas primeras semanas en la ‘Vecchia Signora’ jugó alejado de su posición natural: Marcello Lippi lo utilizó como hombre más retrasado en un centro del campo de tres, acompañado por Conte y Deschamps en los flanco.

Es cierto que los primeros meses de ‘Zizou’ en Turín no fueron sencillos, pero las circunstancias tampoco ayudaban: tenía 24 años, procedía de una liga más débil como la francesa y era su primera experiencia internacional; además, a esa inexperiencia hay que sumarle la presión añadida de aterrizar en Delle Alpi a cambio de casi cuatro millones de euros (7,5 mil millones de liras), una cuarta parte de lo que el Newcastle pagó al Blackburn Rovers por Alan Shearer, entonces futbolista más caro de la historia. Por último, esas primeras semanas en la ‘Vecchia Signora’ jugó alejado de su posición natural: Marcello Lippi lo utilizó como hombre más retrasado en un centro del campo de tres, acompañado por Conte y Deschamps en los flanco.

Diaro AS