Keylor, tercera despedida

A la tercera va la vencida. Aunque en principio lo verá desde el banquillo, el partido contra el Villarreal será el último de Keylor Navas como jugador del Real Madrid. No será una sensación nueva para el costarricense. Tras un año difícil con Ancelotti, el guardameta ya estuvo a punto de abandonar el club 2015; le salvó la tecnología. Y hace poco más de tres meses, en mayo, se despidió del club blanco en el Bernabéu cuando su adiós se daba por seguro en los primeros compases del mercado.

Cuatro años después, Keylor volverá a ser protagonista del último día de mercado. En 2015, sólo un año después de su llegada al Real Madrid, estuvo con pie y medio fuera del club. Por no decir los dos. Estaba incluso subido en el avión que le debía transportar a Manchester para fichar por el United. En una operación similar a la de ahora, aunque aquella vez como víctima colateral, era la moneda de cambio para que los red devils traspasaran a De Gea al Madrid. La burocracia complicó la negociación y un fax no transmitido a tiempo dio al traste con el trueque.

Lo que siguieron fueron cuatro años jalonados con tres Champions en los que se rehizo y se ganó a un Zidane que demostró con contundencia su confianza en el tico frenando la llegada de Kepa. La pasada campaña llegó Courtois y Keylor plantó cara, pero el técnico acabó cediendo y asimilando la titularidad del belga para esta temporada.

Ello dio lugar al segundo adiós de Navas. Su futuro era de dominio común llegado el final de la pasada Liga. Zidane le concedió la titularidad en el último partido del campeonato, contra el Betis en el Bernabéu, para despedirse de la afición madridista. Recibió varias ovaciones, desde el calentamiento hasta los instantes posteriores al pitido final, siendo el único indultado de la enmienda a la totalidad que la grada le hizo al equipo en forma de pitada.

Parecía que el sinuoso mercado de fichajes del verano blanco iba a retenerle en el Madrid. Las ofertas que aparecieron no cumplían sus expectativas económicas. Inició la pretemporada con el primer equipo y disfrutó de minutos, por decisión técnica y también por una breve lesión de Courtois. Pero finalmente no digirió ese papel secundario del banquillo y pidió su salida. En esas apareció el PSG y su situación dio un nuevo giro de 360º devolviéndole, en los últimos días de mercado, al punto en el que lo empezó. Visitará pronto el Bernabéu. El PSG jugará en el feudo blanco el martes, 26 de noviembre (21:00) en la quinta jornada de la fase de grupos de la Champions.

Diario AS