Pogba se impacienta y fuerza su salida al Real Madrid

Ayer se escribió el enésimo capítulo del culebrón Pogba, que Zidane espera que acabe con el mediocampista francés vistiendo la camiseta del Real Madrid. El viernes se confirmó que el jugador no se subía al avión que llevaba a la expedición del Manchester United hasta Cardiff, donde disputó ayer un amistoso contra el Milán. Ole Gunnar Solskjaer, técnico del United, quiso zanjar rápido las especulaciones: «Al final de la sesión de hoy (por el viernes), Paul tuvo un espasmo en la espalda, el mismo problema que tuvo la semana pasada, cuando se perdió la sesión en Noruega. Pero creo que estará disponible a principios de la próxima semana.

En efecto, Pogba ya se perdió el amistoso ante el Kristiansund noruego por el mismo motivo y ya entonces hubo cierto runrún por su ausencia. Pero ayer esas sospechas pasaron a considerarse certezas en la prensa británica: el Daily Mail confirmó que se trató de un plantón para forzar su salida al Real Madrid. Las molestias de espalda se tratarían de una simple excusa para que el club salga del paso, pero el verdadero motivo estaría en su intención de presionar al United para que acceda a negociar su traspaso. Hasta el momento, los intentos blancos han sido poco fructíferos: primero se encontró con la negativa a siquiera hablar en dos ocasiones; y luego, según informó el propio Mail, el club mancuniano tasó al jugador en 170 millones de euros, una cifra inasumible para el equipo blanco, que quiere satisfacer la única petición que le ha hecho Zidane a la directiva, pero no a cualquier precio.

Manchester United ficha por 87 millones a Maguire

Ante las dificultades para desatascar la situación, el Madrid ha activado el Plan B, el holandés Van de Beek, lo que ha llevado a Pogba a presionar de forma especial llegado este punto, en el que además se está quedando sin tiempo: el mercado de la Premier cierra el jueves 8 de agosto a las 18:00 (hora española), por lo que el margen para el francés es, desde esta tarde, de 96 horas. Después, el United seguirá pudiendo traspasarle hasta el cierre del mercado español (el 2 de septiembre a las 23:59 horas), pero sin opción de reinvertir lo que ingrese en un sustituto es mucho menos probable que los devils negocien.

El Madrid le había solicitado a Pogba que evitase ponerse en rebeldía, por entender que una postura de fuerza entorpecería la situación más de lo que la aclararía. Y el jugador se adaptó a dicho consejo: se presentó a la gira por Australia, pese a que su intención era la de no hacerlo, y no ha protagonizado grandes escenas de indisciplina. Hasta el viernes, cuando decidió forzar la máquina para cumplir su sueño de jugar a las órdenes de Zidane

Diario AS