Independiente del Valle mide la ambición del Caracas por la Copa Sudamericana

El ecuatoriano Independiente del Valle mediará este miércoles la ambición del Caracas, que se ilusiona con ser el primer equipo venezolano en alcanzar los cuartos de final de la Copa Sudamericana e incluso aspira a estar entre los cuatro mejores de esta edición del torneo continental.

«Esperamos hacer historia metiéndonos en unos cuartos de final y por qué no, unas semifinales de Copa Sudamericana», dijo al respecto el asistente técnico del Caracas, Mauricio Lazzaro, al señalar que la plantilla está convencida del proyecto que lidera el exseleccionador venezolano Noel Sanvicente.

Con todo, los avileños tendrán que superar la ausencia por lesión del creativo Ricardo ‘Kuki’ Martins y la falta de ritmo por el parón que supuso su eliminación temprana en la liguilla del fútbol local.

Para reemplazar a Martins, Sanvicente podría echar mano del volante Ricardo Andreutti, clave en el avance del Caracas a los octavos al marcar el gol que desniveló el marcador global en la llave de segunda fase ante el uruguayo Liverpool.

Andreutti cree que la clave para un buen resultado estará en controlar las transiciones rápidas del equipo ecuatoriano y evitar cometer errores en la última línea.

Para el Caracas también será fundamental el concurso del ariete colombiano Jesús Arrieta, la mayor carta de gol de los locales.

Entretanto, la visita llegará con el ritmo que le da su liga doméstica, que lidera, y con los titulares frescos al haber descansado en la última fecha del fútbol ecuatoriano.

El entrenador Miguel Ángel Ramírez podrá contar con su nuevo refuerzo, el delantero pañameño Gabriel Torres, que jugó en Venezuela y sabe lo que es anotarle al Caracas.

Sin embargo, es probable que repita el mismo once inicial que vapuleó por 5-0 al chileno Universidad Católica en el choque de ida de la segunda fase y deje a Corozo y Cabeza como sus hombres más adelantados.

Este partido marcará el debut del VAR en canchas venezolanas. Su aplicación estará supervisada por los jueces brasileños Rodolpho Toski, Luiz Oliveira y Bruno Boschilia. EFE