Miranda-Godín: historia del Atlético, reencuentro en el Inter

Cuatro años justos después, otro central para la historia del Atlético de Madrid, el uruguayo Diego Godín, culminó su fichaje por el Inter de Milán, como en 2015 el brasileño Joao Miranda, su compañero de títulos, cinco, en la defensa rojiblanca de Diego Simeone y reencontrados ahora ambos en el conjunto ‘neroazzurro’.

1 de julio de 2019. «Hay un nuevo sheriff en la ciudad. ¡Diego Godín ya es del Inter!», anunció este lunes el club italiano en sus redes sociales; el último requisito, la oficialidad, que le quedaba a un fichaje ya hecho desde hace tiempo, que suponía la marcha del capitán del Atlético, tras no haber alcanzado un acuerdo para la renovación. Firma hasta 2022.

1 de julio de 2015. «Miranda ya es nuestro. El Inter se complace de comunicar que ha completado y depositado en las oficinas de la ‘Liga Serie A’ los documentos de la transferencia de Miranda. El defensa ha pasado la visita médica con la consiguiente firma de contrato», explicó entonces el Inter sobre el central, también procedente del Atlético. Tiene contrato hasta 2020.

De nuevo, cuatro años después, Miranda y Godín unen sus caminos, como en el Atlético, del que fueron dos pioneros esenciales de la era Diego Simeone; la base sobre la que se sustentó todo lo que vino después con ellos juntos en el centro de la defensa: el gigante salto que dio el equipo, la consolidación, los éxitos, el reconocimiento…

Son historia indudable e indispensable del club rojiblanco, ganadores juntos de cinco títulos. De la primera Liga Europa y la primera Supercopa de Europa de la era Simeone, conquistadas en 2012, a la Copa del Rey del 17 de mayo de 2013 en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid, a la Liga de un año más tarde, también un 17 de mayo, con un 1-1 en el Camp Nou contra el Barcelona, y a la Supercopa de España de 2014 ante el Real Madrid (1-0).

Los dos como titulares indiscutibles en el centro de la defensa de Simeone ganaron todo eso con el Atlético de Madrid. Fueron protagonistas imprescindibles de tales logros, incluso como goleadores, con dos testarazos que perviven para siempre en la historia del club.

Uno, de Miranda, el 17 de mayo de 2013, en el Santiago Bernabéu, en la prórroga, en el minuto 99, a centro de Koke Resurrección para derribar catorce cursos de frustraciones ante el ‘eterno’ rival y darle al Atlético una Copa del Rey tras 17 años.

«El mejor recuerdo. Para mí, fue un día inolvidable. Ver a nuestra afición en la calle, cuando estábamos llegando al Bernabéu, con la calle toda rojiblanca, ahí sentí que era un momento de cambiar la historia del Atleti en los derbis. Y cambió la historia», dijo durante su despedida del Atlético, en el verano de 2015.

Y otro, de Diego Godín, el 17 de mayo de 2014, en el Camp Nou, en el minuto 49, cuando cabeceó el gol contra el Barcelona que le dio el 1-1 y la Liga, 18 años después, al Atlético; un momento memorable y, quizá, hasta una gesta, capaz de superar en 38 jornadas tanto al conjunto azulgrana como al Real Madrid.

«Para mí se acaba una etapa, un ciclo, el más bonito de mi carrera deportiva y de mi vida también», dijo el central uruguayo en su despedida del Atlético, con el que también marcó un gol en la final de la Liga de Campeones de 2014 en Lisboa, donde él y Miranda, juntos en la defensa, rozaron la gloria hasta el minuto 93, cuando el empate del Real Madrid provocó una prórroga de cruel recuerdo para el equipo rojiblanco, derrotado finalmente por 4-1.

Godín jugó 389 encuentros oficiales y marcó 27 goles en nueve campañas con el Atlético. Es el futbolista extranjero con más partidos de la historia del Atlético; el segundo que ha ganado más títulos, con ocho; el décimo con más encuentros… «Soy un hincha más, por el respeto a la afición, el cariño que me ha dado estos años. Para mí esto no es solamente un club, es una familia, una forma de vivir, ha sido mi casa», expuso en su adiós del conjunto madrileño.

Miranda disputó 178 partidos y anotó doce goles a lo largo de cuatro temporadas de rojiblanco. «Para mí, fueron cuatro años perfectos. Gané casi todo lo que se podía ganar. Para mí, el Atlético de Madrid fue una familia. Y una familia con muchas victorias y muchas conquistas», rememoró en 2015 el brasileño, reencontrado con una pareja para la historia del Atlético: Miranda-Godín, ahora a 1.500 kilómetros de Madrid. En el Inter de Milán. EFE