La Celeste bicentenaria se entrenó en Río y recibió regalo del Fluminense

 La selección uruguaya, que el lunes selló su pase a los cuartos de final con un triunfo sobre Chile (1-0), en su partido 200 en la Copa América, se entrenó esta mañana en Río antes de partir hacia Salvador, donde se jugará el pase a las semifinales, contra Perú, el próximo sábado en Salvador.

Tras la victoria en el Maracaná, que festejó su encuentro bicentenario en el torneo y convierte a la Celeste en la única selección que ha alcanzado esa cifra, la plantilla que dirige Óscar Washington Tabarez regresó al campo de entrenamiento del Fluminense con una sesión de recuperación que involucró a los jugadores que no participaron en el partido contra Chile y aquellos que dispusieron de menos minutos.

La Celeste se encontró, además, con un regalo especial por parte del dueño de las instalaciones, el Fluminense, que entregó una camiseta de su equipo a cada uno de los componentes de la delegación uruguaya, con su número y el nombre en la espalda. «Un regalo para los hermanos de Uruguay por la clasificación de ayer. Seguro que la camiseta Tricolor les cae bien, amigos», publicó en sus redes el club de Rio de Janeiro. 

Uruguay viajará esta tarde a Salvador, pendiente del estado físico de sus jugadores, la gran preocupación de Tabarez, que ya perdió a Matías Vecino y Diego Laxalt y no pudo contar con Lucas Torreira frente a Chile por problemas estomacales.

El primer puesto del grupo, eso sí, le garantiza que tendrá un día más de descanso de lo que hubiera tenido siendo segundo, puesto que el partido contra Perú se disputa el sábado 29 de junio, en el Arena Fonte Nova de Salvador. EFE