La baja de LeBron podría alargarse más

Una temporada que podía haber sido de ensueño puede acabar en pesadilla para unos Lakers que estuvieron 18-11… y 20-14 después de la que fue su mejor victoria en mucho tiempo: 101-127 en casa de los Warriors y en la mediática jornada de Navidad. Sin embargo, ese triunfo se ha acabó demostrando costosísimopara el equipo angelino, que perdió ese día a LeBron James y desde entonces ha perdido siete de los diez partidos que ha jugado y es ya octavo sin ningún colchón de seguridad, con los Jazz (novenos, empatados con ellos) al alza y con un calendario mucho más fácil… y malas noticias, o como mínimos confusas, con respecto a un LeBron que está ya en la ausencia más larga de toda su carrera.

Durante el triunfo contra los Warriors, Lebron (la temporada pasada jugó por primera vez los 82 partidos de Regular Season) sintió un pinchazo en la ingle que apuntaba a mal asunto. Después el parte médico oficial aseguró que no había ninguna lesión preocupante y que ni siquiera estaba descartada la presencia del jugador en el siguiente partido de los Lakers, en Sacramento (donde el equipo perdió 15 puntos de ventaja en el último cuarto y cayó fulminado por un triple de Bogdanovic sobre la bocina). Desde entonces, su regreso a la disciplina del equipo se ha ido retrasando, está descartado para el siguiente partido (ante los Bulls) y según Dave McMenamin (ESPN), su ausencia podría prolongarse varias semanas más: “Podría estar para el partido contra los Thunder pero se va a actuar con máxima precaución y él está preparado para perderse varias semanas más si es lo necesario para volver a estar al 100%”.

Todo esto llega a las puertas de un tramo brutal en el que los angelinos jugarán tres partidos seguidos contra Thunder, Rockets y Warriors. Un equipo deprimido, que acaba de perder en el Staples contra Knicks y Cavaliers, los dos peores de la NBA, puede recibir en los próximos días un golpe casi definitivo para sus aspiraciones si la baja de LeBron vuelve a alargarse.

Diario AS