El reto de Umtiti: regresar el 19 de febrero ante el Lyon

Samuel Umtiti se ha marcado en un círculo rojo el martes 19 de febrero en el calendario. Ese día el Barcelona juega el partido de ida de los octavos de final de Champions ante el Olympique de Lyon. El central francés, que no quiere perderse en ningún caso esta cita contra su ex equipo, está dispuesto a sacrificar todas las horas que hagan falta para llegar a este partido totalmente recuperado de sus problemas en la rodilla izquierda.

De hecho, uno de los motivos por los que Umtiti ha descartado por segunda vez la recomendación de los galenos blaugrana de pasar por el quirófano para solucionar su maltrecho cartílago ha sido la posibilidad de jugar esta eliminatoria, que le hace una especial ilusión.

Umtiti es consciente que el camino para llegar a punto el 19 de febrero no será nada fácil. Para empezar se le espera el 30 de diciembre en las instalaciones de la Ciutat Esportiva para continuar con el tratamiento conservador que empezó el pasado 2 de diciembre en el centro especializado en medicina deportiva Aspetar de Doha. Aún le queda por delante un mínimo de tres semanas de trabajo individual para preparar y fortalecer a su rodilla izquierda de cara a las cargas de trabajo que necesitará cuando se reincorpore a los entrenamientos con el grupo.

Después tendrá que esperar dos semanas más para entrar en una convocatoria y poder contar con los primeros minutos, pensando ya en un regreso por la puerta grande y en una competición que le hace especial ilusión a la plantilla como la Champions.

Ahora mismo la ilusión es la única arma con la que cuenta Umtiti para superar todos los obstáculos. Es verdad que las pruebas a las que se sometió el pasado domingo en Barcelona demostraron que la rodilla está evolucionando relativamente bien -de hecho a día de hoy está asintomático, es decir, sin dolor-, pero también es cierto que aún le queda un largo camino para recuperar las buenas sensaciones.

La prioridad tanto del club como del jugador es que no se vuelva a repetir lo que pasó hace un mes después del partido ante el Atlético de Madrid, cuando el jugador volvió a sentir molestias en su rodilla y tuvo que volver a parar. Una nueva recaída ya no daría más soluciones al central francés que pasar por el quirófano y decir adiós a la temporada. Pero Umtiti está dispuesto a luchar para demostrar que está hecho de una pasta especial. Sólo por eso ya merece un aplauso.

Diario AS