Así estaba el césped de la Bombonera en el momento de la suspensión de la Superfinal

En medio de la incertidumbre de saber si se jugaba o no la Superfinal de Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate en la Bombonera, fue el árbitro principal Roberto Tobar, junto a sus asistentes, el que salió al campo de juego a las 15:13 en medio de la persistente lluvia para comprobar el estado del césped.

El colegiado chileno recorrió las áreas con claros gestos de preocupación y al ser consultado por los medios su única respuesta fue: «No puedo hablar». El juez dejó caer la pelota y se pegó directamente al pasto como si tuviera un imán. El balón no picaba y su trayectoria al ser impactado no pasaba los 10 metros de largo.