Gabriel Achilier se confiesa: «Nos roba el sueño levantar un trofeo y ser campeones es el anhelo de cada uno»

En conversaciones con Fiebre Deportiva de México, el defensor ecuatoriano Gabriel Achilier brindó extensas declaraciones sobre varios aspectos de su vida desde que llegó a Monarcas Morelia, su transición a ser capitán del equipo y objetivos a futuro.

El ex Emelec también se refirió a lo que fue su salida del fútbol ecuatoriano a inicios de esta temporada, como él y su familia se adaptaron a una cultura totalmente distinta a la ecuatoriana y como fue recibido por sus compañeros y entrenador.

El jugador fue elegido capitán por sus compañeros, pese a no ser un histórico del club: «Fue un desafío, nunca fue la intención mía, solo quería trabajar y demostrar dentro de la cancha. Gracias a Dios el ‘Profe’ y mis compañeros me dieron la confianza, esto me da fuerzas para seguir adelante».

También habló del vertiginoso ascenso de su equipo, que hace unos meses peleaba por no descender y ahora está entre los ocho mejores clubes del Apertura 2017 y disputará el título en la Liguilla.

«Nos roba el sueño levantar un trofeo y ser campeones es el anhelo de cada uno. Estamos trabajando de una muy buena manera, nadie daba por hecho que podíamos pelear arriba, creemos que estamos considerados entre los mejores».

Al ser consultado por la celebración de los goles de su equipo, todos de rodillas apuntando al cielo con las manos, el defensor recordó a su esposa (Marly Romero, fallecida en enero pasado a causa de cáncer) porque lo apoyó en la mejor decisión de su carrera: «La verdad que eso sí me conmueve mucho porque cuando vine acá fue como una confirmación que esta era la oportunidad, porque habían otras opciones. Decidimos venir acá, mi esposa me dijo que si ‘era mi sueño y mi anhelo, yo voy contigo’ y eso terminó moviéndome. Venir acá y ver como Dios estaba respaldando cada paso hasta el final. Hacer el gol para salvar el descenso al último minuto, fue increíble».

Y agregó: «El mismo hecho de que estamos celebrando de esa manera no es más que darle la gloria a Dios por lo que estamos viviendo, es respetable el tema religioso. Esto es una característica de la unidad del grupo, de la familiaridad, solidaridad».

Sobre lo mostrado en México después de ser muy criticado en Ecuador, analizó: «Ante las críticas hay que levantarse y en los halagos también. Yo vine acá a triunfar, a dejar un legado, a poner mi apellido en alto y quiero seguir haciéndolo con mucha humildad».

http://