Del 1 al 11, los problemas que tiene el Madrid de Zidane

La heroica salvó un punto, pero no el liderato que pasa a manos del Barcelona con un partido más, circunstancia que deja muy tocado a un Real Madridque vuelve a comprobar lo duro y complicado que resulta para el equipo blanco ganar Ligas (una de las últimas ocho disputadas).

El partido deja señalados a muchos jugadores, en duda a Zidane y a los dirigentes entre cabreados y mosqueados por todo lo sucedido con sus jugadores y con el árbitro. Eso sí, esto último de una manera indirecta, tal y como Emilo Butragueño dijo en Movistar. “Las repeticiones las tenéis ahí los expertos, para que digáis lo que ha sucedido”. Y es que por el Bernabéu desconfían de los árbitros y creen que para ganar una Liga deben hacer más que el resto de equipos, mejor dicho, que el Barcelona. No es nuevo.

La pérdida del liderato no es anecdótica. Ni mucho menos,. Representa la pérdida de pujanza de un Real Madrid que se mueve aturdido y sin ideas. Tal y como dijo Marcelo “decimos unas cosas y terminamos haciendo otras”, afirmó dejando tras de sí una nebulosa de falta de entendimiento entre técnico y jugadores.

Por primera vez hay dudas alrededor de la figura de Zidane, fue pitado por primera vez, por arrastrar la mala racha en los últimos partidos, sin saber frenar la hemorragia de puntos. El francés, curiosamente, tardó más que nunca en salir a explicar la actuación de su equipo.

El empate ante Las Palmas deja señalados a varios jugadores, especialmente aKeylor Navas (pese a todo hizo paradas de mérito) y a Gareth Bale. El primero por su estrepitoso fallo ante Boateng y al segundo por la expulsión que condenó a su equipo a vivir acelerado y sin control alguno. Ni la heroica final limpia la mancha de uno y otro.

Otros como Kroos, Ramos y, especialmente Marcelo, se han alejado de su mejor momento. El brasileño se ha instalado en el juego alocado y anárquico como forma de vida y no vale, no es suficiente argumento. No es superdotado físicamente y algunos de sus excesos dejan en evidencia a su equipo. Centrado es de los mejores del mundo. A lo loco, vulgar.

El fútbol ha desaparecido del once blanco y eso le está costando puntos. Marcelo lo insinuó nada más terminar el partido, tal y como hizo Ramos días atrás. No es cuestión de una desconexión momentánea. Falta reacción desde el fútbol y que siempre nace desde la calidad o desde el orgullo. El control de los partidos los ha perdido y ahora ya no es cuestión de hablar de lesiones o de otros factores. Zidane debe buscar el origen de esta pérdida de fútbol.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba