DECEPCIÓN EN EL WANDA: Atlético Madrid no logró romper el cero ante Athletic

 Aún está en rodaje el Atlético de Madrid, que visualiza en su idea una dimensión que aún no tiene, sin la constancia ni la velocidad en el juego que pretende, sin aún el nivel que le debe dar Antoine Griezmann o Joao Félix, expulsado, y empatado a cero por el Athletic, con el lamento de las dos ocasiones perdidas por Iñaki Williams y Asier Villalibre ante Jan Oblak.

La doble amarilla al atacante portugués en el minuto 77, por bracear para soltarse de un agarrón, primero, y por un gesto despectivo al árbitro, después, fue una de las imágenes del duelo, pero no pareció tan decisiva para el desenlace del encuentro, inamovible el 0-0, incapaces los dos equipos de ganar el choque. También Griezmann, Joao, Luis Suárez, Carrasco… O Iñaki Williams.

Ya no hubo casi voltaje de la afición cuando sonó por los parlantes ‘Griezmann’. Bronca, algo; aplausos, también. Parece ya un asunto zanjado, ni tan extendido ni tan mayoritario como se intuía, asumido como está la vuelta de un futbolista que, más allá de su pasada fuga al Barcelona, es el salto que debe dar el actual campeón este curso.

Pero, hoy por hoy, el Atlético, Simeone y Griezmann tienen un problema. Al ‘8’ del internacional francés se le ve sobre el terreno, pero no en la dimensión que se le presupone, en esa figura crucial e incontestable que fue en el pasado, en la versión concluyente por la que lo rebuscó y lo reencontró este mismo verano.

No sólo es una cuestión propia de Griezmann. También es colectiva. Un asunto de equipo. Porque el Atlético aún no dispone ni de la velocidad de transición ni del volumen de juego suficiente para proponer a uno de sus hombres más determinantes en las zonas y en las condiciones más apropiadas para explotar todas sus virtudes.

Ni él, sustituido en el minuto 54, tampoco arriesga en exceso. No es el líder que debe ser, más aún este sábado en la alineación que configuró Simeone. Titulares Luis Suárez y Joao Félix el miércoles, Griezmann y Correa tomaron la alternativa. También Rodrigo de Paul, cuyos pases apuntan mucho más alto de lo que luego sucede; la profundidad de Trippier y su desbordante conexión con Llorente -lo único visible en ataque del primer tiempo, con sendos remates de Griezmann-, el imprevisible Lodi -hoy, para mal-, y Savic.

No fue una cuestión de regularidad el primer tiempo, sino de cantidad, de velocidad, de creatividad. Del Atlético, que sólo encontró algo con Trippier y Llorente, y del Athletic Club, que también presenta una buena estructura, redujo al equipo madrileño a poca cosa en ataque en el primer tiempo, aparenta cuando tiene la pelota… Y se queda en nada en los metros finales. En la verdad.

Menos el comienzo, la primera parte fue un sopor a la hora de la siesta. Un pulso contenido. Nadie se atrevió a apretar en exceso. Ni el Atlético ni el Athletic, que revoloteó por el área de Jan Oblak a la espera de su oportunidad, pero sin la convicción que exige una defensa como la rival. Giménez frustró la mejor opción bilbaína, igual que después Kondogbia, aparte de un mal remate de Williams.

No es un goleador. Al menos en toda la expresión de esa palabra. Quedó de manifiesto cuando al principio de la segunda parte se quedó solo ante Oblak, por el pase de Raúl García -perfecto para romper una línea entera- y por la salida desesperada de Giménez. En el momento definitivo, ante el arquero, se acomodó el balón a su derecha con todo el tiempo del mundo. Y falló. Ni siquiera exigió la parada del guardameta esloveno, que destinó su tiro fuera del marco.

Antes había rematado Correa, fuera, el único buen centro de Lodi, pero nadie había tenido una ocasión más ventajosa que la de Iñaki Williams, que también invitó a Simeone a los primeros cambios, a los primeros recursos, entre ellos el reemplazo del lesionado Kondogbia por Herrera. También entró Luis Suárez, por Griezmann. Y Carrasco.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba