Tecnología

Darknet: donde hay oscuridad, también hay luz

Navegar sin ser detectado: en la «darknet», eso es posible. En la red oscura se pueden visitar páginas web de forma anónima y encriptada. Y eso atrae a los criminales. De vez en cuando, la Policía atesta un duro golpe a los ciberdelincuentes. Así es como fue desmantelado el mercado digital más grande de internet. La Fiscalía general de Coblenza, en el suroeste de Alemania, informó este martes (12.01.2020) que el operador de este DarkMarket, como se llamaba la plataforma, había ido detenido. Además, fueron intervenidos alrededor de 120 servidores en Ucrania y Moldavia.

En el DarkMarket se vendía de todo: uno podía pedir 56 gramos de heroína pura al precio de 900 euros, o un arma de fuego semiautomática por 300 euros. También se ofrecía una lista con los números de la seguridad social de agentes del FBI por 300 euros, y las contraseñas de Facebook de 100.000 usuarios estaban de oferta: solo 30 euros.

Sin la «darknet», WikiLeaks no sería posible

Precisamente esas actividades criminales son las que dibujan la imagen de la «darknet” en la percepción pública. Poca gente la relaciona con temas como los movimientos para la paz, los denunciantes o la libertad de opinión, aunque todo ello está estrechamente vinculado con la red oscura.

Sin ir más lejos, sin la «darknet”, una plataforma como WikiLeaks, que en 2006 empezó a filtrar documentos secretos del Gobierno de Estados Unidos, no sería posible. Y es que a partir de la red de anonimato TOR (el nombre del servidor con el que funciona la «darknet”) es posible encriptar datos sin problemas y subirlos de forma anónima.

«TOR permite además navegar anónimamente a través de internet y visualizar páginas web censuradas”, explica a DW Lisa Dittmer, de Reporteros sin Fronteras (RSF). Su labor en la organización está centrada en la libertad en internet, y sabe que hay países en los que, sin la «darknet”, no sería posible expresar opiniones libremente.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba