Cuál es el peligro de usar funda o carcasa para celular en la playa

Aunque las fundas están diseñadas para cuidar el celular, para protegerlo de caídas o rayones, algo ideal para salir de viaje, en ciertas circunstancias pueden ser un problema y poner en riesgo el funcionamiento y rendimiento del dispositivo.

El motivo detrás de este panorama es el calor. Las altas temperaturas no son un aliado de los teléfonos móviles porque evitan que los componentes funcionen con normalidad, afectando aspectos como la batería y el procesador.

Pero también hay otros elementos como la arena y el agua que pueden ingresar en el dispositivo y dañar componentes internos que sean difíciles de reparar.

Los celulares no deben estar expuestos a la luz directa del sol porque su rendimiento se puede ver afectado, (Imagen ilustrativa Infobae)Los celulares no deben estar expuestos a la luz directa del sol porque su rendimiento se puede ver afectado, (Imagen ilustrativa Infobae)

Por qué usar celulares con fundas en la playa puede ser un riesgo

El primer gran enemigo es el calor. Muchas de las fundas están diseñadas de forma gruesa o con elementos que no permiten la correcta refrigeración del teléfono, como el uso de tela o cuero.

Cuando dejamos nuestro móvil expuesto al sol durante períodos prolongados, el riesgo de recalentamiento aumenta, lo que puede conducir a un mal funcionamiento y, en casos extremos, a un daño irreversible.

Al usar fundas, estas pueden convertirse en una trampa de calor, atrapando el calor y contribuyendo al riesgo de sobrecalentamiento.

Por eso una de las recomendaciones al llevar el móvil a la playa o a la piscina, lugares potencialmente con altas temperaturas, lo mejor es evitar exponer el teléfono a la luz directa del sol y si no lo vamos a usar, será mejor guardarlo en un lugar fresco y sin funda. También es importante no ponerlo a cargar con la funda puesta, sino retirarla durante ese tiempo, ya que en este momento el teléfono sube su temperatura considerablemente.

Los celulares no deben estar expuestos a la luz directa del sol porque su rendimiento se puede ver afectado, (Imagen ilustrativa Infobae)Los celulares no deben estar expuestos a la luz directa del sol porque su rendimiento se puede ver afectado, (Imagen ilustrativa Infobae)

Otro factor relevante a tener en cuenta es el agua. Las fundas impermeables, destinadas a proteger contra el agua, pueden atrapar la humedad dentro, siendo un elemento que dañe silenciosamente el dispositivo o que no nos demos cuenta de la humedad atrapada en la carcasa.

Finalmente, la arena puede infiltrarse a través de los mínimos huecos y rendijas de la funda, causando estragos en el interior del teléfono o rayones en el espacio entre la funda y el dispositivo.

El cuidado contra la arena debe ser riguroso en caso de ir a la playa. Este componente puede corroer los componentes internos, dejando un rastro de daño irreparable. Incluso si creemos que hemos protegido adecuadamente nuestro dispositivo con una funda, la arena aún puede encontrar su camino hacia nuestro teléfono.

Otros aspectos a tener en cuenta al llevar el celular a la playa

  • Certificación IP y su real efectividad:

Aunque muchos dispositivos cuentan con certificación IP que supuestamente los hace resistentes al agua, es crucial entender que esta certificación no garantiza una protección absoluta. Un descuido, una caída o un mal uso pueden comprometer la integridad del dispositivo. Por tanto, es recomendable evitar exponer el móvil al agua en la medida de lo posible.

Los celulares no deben estar expuestos a la luz directa del sol porque su rendimiento se puede ver afectado, (Imagen ilustrativa Infobae)Los celulares no deben estar expuestos a la luz directa del sol porque su rendimiento se puede ver afectado, (Imagen ilustrativa Infobae)

Para tener tranquilidad y entender mejor esta característica, es recomendable que el celular tenga IP67 o IP68, para garantizar que se puede sumergir de manera temporal.

  • Limpieza continua

Si queremos llevar el celular a estos espacios durante las vacaciones para tomar fotos, grabar videos o jugar mientras no relajamos bajo el sol, lo mejor será estar limpiándolos continuamente. Aunque no se nos caiga directamente en la arena, la constante brisa puede generar que algunas partículas caigan dentro de los puertos o en la pantalla, algo que si no resolvemos rápidamente puede causar problemas como rayones o que esos granos dañen componentes internos.

  • Seguridad:

Al llevar el móvil a playa o la piscina estamos expuestos a que se pierda o se nos quede en algún lugar. Para estar protegidos ante esos casos, lo mejor es contar con diferentes funciones de seguridad activas, como una buena contraseña, aplicaciones de ubicación y copias de seguridad.

Infobae

Compartir esta noticia

Facebook
Twitter
Scroll al inicio