Crisis en Dinamarca por la decisión de la reina Margarita de quitarle el título de príncipes a cuatro de sus nietos

La decisión de la reina Margarita de Dinamarca de quitarle los títulos de príncipes a cuatro de sus nietos ha provocado una crisis en la primera familia danesa.
“A partir del 1 de enero de 2023, los descendientes de Su Alteza Real el Príncipe Joaquín solo podrán utilizar sus títulos de Conde y Condesa de Monpezat, caducando así sus títulos anteriores de Príncipe y Princesa de Dinamarca”, escribió el tribunal de Dinamarca en un comunicado.

Aunque haya nacido como una buena intención de la monarca deseosa de crear un marco para que sus nietos “en mayor medida puedan formar su propia existencia sin estar limitados por consideraciones especiales u obligaciones que implican una afiliación formal a la Casa Real como institución”, consta en un comunicado.

Pero meses más tarde la Casa Real le avisó de que todo se aceleraría, explicó en conversación telefónica con BT Joaquín, que reside temporalmente en París, trabajando como adjunto a la Embajada danesa, con Marie y sus dos hijos pequeños.

Margarita II es madre de dos hijos: el príncipe heredero Federico y el príncipe Joaquín.

En una entrevista el sábado con el diario danés B.T., el príncipe Joaquín lamentó no haber tenido “desgraciadamente” noticias de su madre ni de su hermano, el príncipe heredero Frederik, desde la decisión.

Joaquín de Dinamarca tiene cuatro hijos: Nicolás, de 23 años, y Félix, de 20, fruto de su primer matrimonio con la condesa Alejandra; y Enrique, de 13, y Athena, de 10, del segundo matrimonio con la princesa Marie.

El plan inicial era que se les quitaría el título al cumplir los 25 años, aunque conservarían los de condes y condesa de Monpezat (por su difunto abuelo, el príncipe Enrique, de origen francés) y su lugar en la línea de sucesión al trono.

“Me avisaron cinco días antes, para contar a mis hijos que en Año Nuevo les van a sacar su identidad. Estoy muy, muy triste por verlos tristes a ellos y sin entender lo que les ha ocurrido”, afirmó.

La pareja de Joaquín, la princesa Marie, nacida en Francia, también describió su relación con el futuro rey Federico y su esposa la princesa Mary como “complicada”.

“Es complicado, eso es todo”, dijo al mismo tabloide en una entrevista desde París, donde vive la pareja real.

Para que tengan una vida normal

Margarita II tiene otros cuatro nietos, hijos de Federico y la princesa Mary: Christian, de 15; Isabella, de 14, y los mellizos Vincent y Josefina, de 11.

“La decisión de la reina está en línea con ajustes similares que otras casas reales han hecho en los últimos años”, señala el escrito.

La Casa Real vinculó esta anuncio con otro hecho en mayo de 2016, cuando informó que contaba con que el príncipe Christian, hijo del primogénito Federico, fuera el único de los ocho nietos de la reina que recibirá un asignación del Estado como adulto.

El rey Carlos Gustavo de Suecia adoptó una resolución parecida hace tres años, cuando suprimió de la Casa Real a varios de sus nietos y solo mantuvo a los dos hijos de la princesa heredera Victoria: Estela y Óscar.

La primera esposa de Joaquín, la condesa Alejandra, ya se había mostrado ayer “triste” y “conmocionada” en nombre de la familia y habló de “exclusión”, mientras que la portavoz de la Casa Real, Lene Balley, aseguraba a medios daneses que el príncipe ya había sido informado de los cambios en mayo, una versión que éste ha matizado hoy.

“Ninguno de nosotros entiende la decisión. Estamos tristes y conmocionados. Esto ha sido como un rayo en un cielo claro. Los niños se sienten excluidos. No pueden entender por qué se les quita su identidad”, declaró a la edición digital del tabloide BT la condesa Alejandra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba