Corte Penal Internacional elige a su nuevo fiscal general

Los 123 países miembros de la Corte Penal Internacional (CPI) comenzaron el viernes a votar en secreto en las Naciones Unidas, en Nueva York, para elegir a su futuro fiscal general.

La fiscal general saliente, la gambiana Fatou Bensouda, que sucedió en 2012 al argentino Luis Moreno Ocampo, ha llevado a cabo investigaciones polémicas, en particular sobre el conflicto israelo-palestino o Afganistán.

Cuatro hombres de Reino Unido, Irlanda, Italia y España aspiran a sucederla.

Ninguno de ellos ganó en una primera votación, pero Karim Khan, un abogado de derechos humanos británico que dirigió una investigación especial de la ONU sobre crímenes cometidos por el grupo Estado Islámico, tomó la delantera con 59 votos.

Él dirigió recientemente una investigación especial de la ONU sobre los crímenes del grupo yihadista Estado Islámico y pidió juicios como los abiertos a los dirigentes nazis en Nuremberg.

Fergal Gaynor, de Irlanda, quedó en segundo lugar con 47 votos. Ha representado a víctimas de crímenes en la CPI, como en el caso de la investigación sobre la guerra en Afganistán y en otro contra el presidente de Kenia Uhuru Kenyatta.

Aún habrá otra votación más tarde este viernes, pues se necesita para dirimir al ganador una mayoría absoluta de 62 votos. Naciones Unidas tiene 193 estados miembros, pero decenas de ellos no son miembros de la CPI, incluidos Estados Unidos e Israel.

Pese a varios intentos en las últimas semanas, los Estados integrantes de la CPI no alcanzaron un consenso para el nombramiento y por lo tanto deberán zanjarlo mediante una votación en la sede de la ONU en Nueva York.

Bensouda terminará su mandato en junio tras nueve años al frente de uno de los cargos más complicados de la justicia internacional. Deja tras de sí un balance mitigado en la corte de La Haya.

Su sucesor se convertirá en el tercer fiscal de la Corte desde que fue creada en 2002. Tendrá que encarar expedientes kilométricos y casos complejos en un tribunal cuya legitimidad se pone en duda constantemente.

“Hay muchos lugares en el mundo en los que la Corte podría actuar”, dice un embajador que pide el anonimato y espera que la elección no tome varios días. Es una “institución joven” y “no necesitamos menos [justicia internacional], sino más” rendición de cuentas, añade.

 

Fuente: diariolasamericas.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba