Conversaciones periciadas revelan nombres, rutas y formas encubiertas de realizar transferencias del dinero que es parte de los sobornos en caso Las Torres

En el caso Las Torres, los ecuatorianos Raúl De la Torre, familiar del contralor Pablo Celi y exfuncionario de Petroecuador, y el empresario inmobiliario Roberto Barrera, ambos sentenciados en Estados Unidos luego de aceptar haber intermediado en el pago de sobornos en una red de corrupción en Petroecuador, son piezas clave para entender la trama de corrupción que se investiga en Ecuador como una delincuencia organizada que operó con miembros en la Contraloría General del Estado (CGE), de Petroecuador y la Secretaría General de la Presidencia de la República.

El expediente de la causa crece rápidamente en cuanto al volumen, pues día a día la Fiscalía ingresa información que alimenta su teoría de que existió una estructura delictiva que se encargaba de gestionar el pago de planillas en Petroecuador y desvanecer glosas en la CGE a cambio de sobornos que eran manejados por De la Torre y Barrera.

Por supuestamente ser parte de esta estructura son procesados penalmente el contralor (s) Pablo Celi y su hermano Esteban Celi; el exsecretario general de la Presidencia, José Agusto Briones, y su hermano Luis Agusto Briones; Natalia Cárdenas, exasesora del exgerente de Petroecuador Pablo Flores; Silvia L., Ángelo R., Andrés L. y Elsie Cueva, de 68 años y madre del exgerente Pablo Flores.

Del expediente en Ecuador son parte horas de conversaciones grabadas entre uno de los empresarios relacionados con la empresa Nolimit, a la cual en la CGE le habrían desvanecido cinco glosas por $ 13 millones a cambio de coimas, y uno de los intermediarios que se encargaba de dar seguimiento a las transferencias que se daban como sobornos.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba