Consejo de Administración Legislativa se estanca en tres quejas contra asambleístas

Tres quejas en contra de asambleístas esperan resolución del Consejo de Administración Legislativa (CAL), entre ellas, la presentada en contra de la legisladora Rosa Cerda, de Pachakutik, a quien culpan de hacer una apología de “roben bien, justifiquen bien, sin dejarse ver las cosas”.

Las dos quejas restantes fueron presentadas en contra de los legisladores Fernando Villavicencio (Concertación-PSE) y Juan Fernando Flores (CREO-BAN). Ambas fueron devueltas a sus proponentes para que completen la solicitud.

La queja en contra de Rosa Cerda la formuló el asambleísta nacional Eitel Zambrano (BAN), y cumplirá un mes de trámite en el CAL. En sesión del 18 de agosto, se suspendió la reunión tras recibir al legislador que presentó la queja y luego de escuchar los descargos de la legisladora que está siendo observada por el organismo administrativo.

Zambrano presentó la queja el 22 de julio pasado y solicitó una sanción administrativa como falta leve en contra de Cerda, por lesionar la imagen de la Asamblea Nacional durante un discurso pronunciado en un evento masivo en el cantón Archidona, provincia de Napo, el pasado 17 de julio.

Lo central de la queja, según el proponente, es que Cerda en su discurso en un evento masivo dirigido a simpatizantes del movimiento político de Pachakutik, al que se pertenece la legisladora, pronunció: “si roben, roben bien, justifiquen bien, pero no se dejen ver las cosas, compañeros”.

Con esa apología al robo, según Zambrano, la representante de Pachakutik incurrió en una falta contemplada en el artículo 162 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa, respecto a los deberes éticos que deben observar los legisladores, la obligación de actuar con probidad, mantener una conducta correcta, digna y decorosa dentro y fuera de la Asamblea Nacional.

El CAL, hasta el momento, conoció la postura de ambos asambleístas en conflicto, y esperan definir y aprobar un informe con la respectiva sanción, si fuera el caso. Aún no existe fecha para tomar una decisión sobre lo que tendrá que cumplir la asambleísta Rosa Cerda.

La afectada por la queja pidió mediante un escrito que se archive la queja en su contra, porque a su criterio el discurso fue mutilado, malinterpretado y tergiversado; que ella nunca asistió al evento en calidad de delegada de la Asamblea Nacional, que jamás inobservó las disposiciones institucionales de respeto a los símbolos, ni utilizó banderas, logotipos o sellos de la legislatura.

Dos quejas más

El 11 de agosto, el legislador Ricardo Vanegas del bloque Pachakutik oficializó una queja en contra del asambleísta Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión de Fiscalización, por pretender mancillar su buen nombre y reputación.

Vanegas solicita que se proceda a suspender a Villavicencio, por el lapso de un mes sin sueldo, por haber cometido a su criterio una falta grave por los comentarios vertidos en su contra respecto a una supuesta participación en actos de corrupción, sin que pueda sostener sus acusaciones; esto es, señalar que el asambleísta nacional de Pachakutik tendría vinculaciones con el consorcio Oro Negro, empresa que tendría informes de la Contraloría del Estado con responsabilidad penal, cuyas glosas habrían sido desvanecidas.

 

El CAL resolvió, el pasado 17 de agosto, devolver la queja al legislador Vanegas para que la complete, y luego de ello sí calificar la petición en caso de que se cumpla con todos los requisitos.

La tercera queja es en contra del asambleísta Juan Fernando Flores, y fue presentada por la legisladora de la bancada Unión por la Esperanza (UNES) Esther Cuesta, por incumplimiento de plazos dispuestos por el pleno de la Asamblea Nacional y por la permanente interrupción en la intervención de la legisladora, durante la continuación de la sesión n.° 004-2021-2023 de la Comisión Especializada de Relaciones Internacionales y Movilidad Humana.

El pleno de la Asamblea Nacional, el 23 de junio, aprobó una resolución que condenó el aumento del arancel consular y diplomático, y exhortaba la derogatoria de todo incremento; además, estableció un plazo de ocho días para que se convoque al canciller, Mauricio Montalvo, sobre este tema. Pero según la legisladora de UNES, Esther Cuesta, el asambleísta Flores como presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales convocó al funcionario 21 días después de aprobada la resolución.

Además, la representante de UNES afirma que no es convocada a las sesiones de la comisión y que en cada una de sus intervenciones, tanto en la comisión como en el pleno de la Asamblea, es interrumpida por el legislador Juan Fernando Flores; por lo tanto, ha mostrado una actitud misógina expresada en su discurso y actuar marcado por la aversión y desprecio luego de las intervenciones de mujeres de la bancada de UNES, y en particular durante y luego de las intervenciones de la asambleísta Cuesta, lo que no ocurre cuando se refiere a asambleístas varones, cualquiera sea su denominación política.

Esta queja presentada por la legisladora Cuesta fue devuelta este 18 de agosto para que complete su solicitud.

El legislador Ronny Aleaga (UNES), miembro del CAL, cuestiona que la Asamblea Nacional se haya centrado en resolver quejas y escándalos, y además que los asambleístas que presentan las quejas no observen los requisitos determinados en la norma. (I)

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba