Serie A

CONMEBOL destaca a Moisés Caicedo, la gran promesa del fútbol ecuatoriano

Moisés Caicedo tiene 11 años. Sabe que mañana hay partido en la escuela. Se calza la remera, el short, las medias, los zapatos y se tapa con una frazada para irse a dormir. Sí, se va la cama ya vestido para jugar, a esperar que la noche pase rapidito para poder correr detrás de la pelota, sacudir la red y abrazarse con sus amigos. Para él, el fútbol es sinónimo de amor.

En Santo Domingo, Ecuador, donde nació, juega en potreros de tierra con los más grandes y las patadas duras lo hacen llorar, pero también lo fortalecen. Su sueño es vestir la camiseta de Independiente del Valle. Cada noche se arrodilla y le reza a Dios para que se haga realidad.

Esas súplicas se cumplen y con creces. A los 15 años, Independiente del Valle se fija en él y empieza a formarse en un lugar que en los últimos años ha sido una academia de fútbol. Deja Santo Domingo, las carencias del barrio y a su nutrida familia, compuesta por sus padres y sus 10 hermanos. Por las noches extraña a su mamá, la llama llorando y la falta de amigos hace que los días sean más difíciles. Su timidez se convirtió en su peor enemiga. Con el tiempo logra vencerla y disfruta de defender la camiseta del equipo que ama.

Así comienza la historia de Moi, como lo llaman a Moisés Caicedo, joven volante de 18 años y una de las grandes promesas del fútbol ecuatoriano. Juega de interior, un eslabón importante en el mediocampo, un puesto en que se fue moldeando en los últimos tiempos de la mano de Miguel Ángel Ramírez, el técnico de Independiente del Valle. Le pasó lo que a pocos: para él, 2020 es el año de sus sueños. Lo empezó con un título.

Fue campeón de la CONMEBOL Libertadores Sub 20 con Independiente del Valle en marzo, equipo en el que era el capitán. Él convirtió el agónico gol de penal ante Flamengo en las semifinales para empatar sobre la hora y llevar la definición a los penales, en la que se impusieron los ecuatorianos. Luego, llegó el triunfo en la final ante River Plate y para Moisés un suceso muy particular: en el medio de la Libertadores Sub 20, que se disputó en Paraguay, viajó a Ecuador para jugar para Independiente del Valle en el Campeonato de Primera División.

https://www.instagram.com/p/CGnPppQHDyU/

Pero las delicias de 2020 no fueron sólo en el inicio del año. Moi debutó en la Libertadores de mayores a los pocos días de la consagración en Asunción. Ingresó el 4 de marzo en la goleada ante Barcelona. y, una semana después, volvió a entrar contra Junior y marcó un golazo. Fue a festejarlo con Ramírez, mucho más que su mentor. Admirador de Pogba y de N’Golo Kanté, el 16 de septiembre, en la fecha regreso de la Copa, marcó el primer gol de su equipo en la histórica goleada 5-0 ante Flamengo. A los pocos días le llegó una oportunidad que no esperaba: debutó en la Selección de Ecuador.

Fue en la primera doble fecha de Eliminatorias para Qatar 2022. Jugó desde el inicio en la derrota ante Argentina en la Bombonera y, luego, ante Uruguay subió la apuesta: marcó el primer gol del triunfo 4-2 del equipo de Gustavo Alfaro y se anotó un récord. Con 18 años, es el jugador más joven de Ecuador en convertir en el camino hacia un Mundial, una marca que le pertenecía a Antonio Valencia, uno de sus referentes. Es el primer jugador nacido en el Siglo XXI (2001) que anota en las Eliminatorias Sudamericanas. Su sueño es jugar en Manchester United y sabe que no tiene límites.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar