Condenas de hasta 13 años para líderes del proceso independentista catalán

El Tribunal Supremo español impuso este lunes penas de entre 9 y 13 años de cárcel a nueve de los 12 líderes independentistas procesados por el fracasado intento de secesión de 2017, anunció el alto tribunal.

La pena más alta, 13 años de prisión y 13 de inhabilitación absoluta por sedición y malversación, fue para el ex vicepresidente del gobierno regional catalán Oriol Junqueras, una pena muy inferior a los 25 años que solicitaba la Fiscalía. La sentencia condena también a 11 años y seis meses a Carme Forcadell. También irán a la cárcel los conocidos como los Jordis y cinco exconsellers por sedición y malversación. Se ha absuelto de malversación a los tres acusados en libertad -Santiago Vila, Meritxel Borràs y Carles Mundó-, que no irán a prisión, pero fueron condenados a una multa.

El Tribunal condena a penas de nueve años de prisión y nueve de inhabilitación al exlíder de la ANC Jordi Sànchez y al presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, (conocidos como ‘los Jordis’) por un delito de sedición por la “contribución necesaria” de las entidades soberanistas en el “procés”. A los exconsellers de Presidència, Jordi Turull; Exteriores, Raül Romeva; y Trabajo, Dolors Bassa, impone penas de 12 años de cárcel por los delitos de sedición con malversación. Y de diez años y medio por sedición al extitular de Interior, Joaquim Forn, y al de Territorio, Josep Rull. 

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, calificó desde Bruselas, donde reside desde el inicio del proceso, la condena como una “barbaridad”. “Cien años de prisión en total. Una barbaridad. Ahora más que nunca, a vuestro lado y al de vuestras familias. Toca reaccionar, como nunca. Por el futuro de nuestros hijos e hijas. Por la democracia. Por Europa. Por Cataluña”, ha afirmado.

Xi Jinping lanza desde Nepal una seria advertencia al «separatismo»

El actual presidente catalán, Quim Torra, anunció una comparecencia a las 11:30 en el Palau de la Generalitat en la que explicó que pedirá por carta al rey Felipe VI y al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, una “reunión urgente” para “tratar la crisis que se abre con la sentencia” del Tribunal Supremo. En su declaración institucional Torra, que calificó de “antidemocrácita” la sentencia y la consideró un acto “de venganza, no de justicia”, ha avanzado que en los próximos días comparecerá en el Parlament para abordar este asunto y mañana por la mañana el Govern celebrará una reunión extraordinaria.

El propio Pedro Sánchez, en una comparecencia inmediatamente posterior a la de Torra, dijo que la condena “significa su íntegro cumplicmiento”. Sánchez recalcó que España “es una de las mejores democracias del mundo” y que el proceso judicial tuvo lugar “con plenas garantías y absoluta transparencia” y pidió abrir “etapa nueva” en Cataluña, basada en el “diálogo”. “Nadie está por encima de la ley y todos estamos obligados a su cumplimiento”, añadió en su declaración institucional desde el Palacio de la Moncloa, en la que aclaró que “nadie es juzgado por sus ideas”.

Desde el Partido Popular, Pablo Casado había dicho nada más anunciarse la sentencia que “quien la hace, la paga” y había instado a Sánchez a comprometerse a no indultar a los condenados. “No procede hablar de indulto”, había aclarado poco después el ministro de Fomento y secretario de organización del partido socialista, José Luis Ábalos, porque no está en la voluntad del Ejecutivo, avanzando la declaración posterior de Sánchez.

Fuente. dw.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba