Con horarios limitados, los comercios buscan con promociones recuperar algo de las ventas del Día de la Madre

En el 2020, para esta fecha, Ecuador llegaba al umbral de los 50 días de paralización por el confinamiento obligatorio debido a la recién aparecida pandemia del COVID-19.

Las pérdidas a nivel nacional de los diferentes sectores se calculaban en $ 11.400 millones, y solo las del comercio llegaban a los $ 6.000 millones.

Un año ha pasado, y en la primera semana de mayo del 2021 la situación no es tan diferente para el sector comercial. Los negocios y centros comerciales están obligados a cerrar los fines de semana, y de lunes a viernes antes de las 20:00, debido al toque de queda decretado por el estado de excepción que rige desde el 23 de abril pasado hasta el 20 de mayo próximo, para evitar más contagios por la pandemia.

Según Miguel Ángel González, presidente de la Federación Nacional de Cámaras de Comercio y de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), en los dos primeros fines de semana de las nuevas restricciones se estiman pérdidas por alrededor de $ 450 millones en ventas, y con otros otros 20 días de restricciones, que incluyen dos fines de semana, se estima que las pérdidas podrían llegar a los $ 1.800 millones.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba