Cómo identificar a un “terrorista del amor” que juega con el deseo al estilo de Christian Grey

Imagina que estás en un restaurante una noche y, después de cenar, decides pedir no una, sino dos porciones de cheesecake de postre. Muchos dirían que es poco saludable -o al menos indulgente-, pero todo el mundo se merece darse un gusto de vez en cuando. ¿No es así?

Sin embargo, si sigues pidiendo dos porciones de torta cada noche durante meses, tu salud puede verse afectada.

Esta es una analogía que Chitra Raghavan, profesora de psicología del John Jay College of Criminal Justice, utilizó para explicar cómo los comportamientos románticos pueden transformarse en una práctica manipuladora de las citas, conocida como “love bombing”, o “bombardeo de amor”: prodigar a una nueva pareja romántica con grandes gestos y contacto constante para ganar ventaja en la relación.

“Uno de los miembros de la pareja, normalmente un hombre, pero no exclusivamente, colma a la otra persona de atención, afecto, cumplidos y halagos, y esencialmente crea este contexto en el que ella siente que ha encontrado a su alma gemela y que no le supone ningún esfuerzo”, explica Raghavan en una entrevista telefónica.

“La realidad es que la persona que está haciendo el bombardeo de amor está creando o manipulando el entorno para que parezca que es la pareja perfecta o que ella es la pareja perfecta”.

¿Te resulta familiar? He aquí algunas señales y patrones a tener en cuenta para evitar ser bombardeado por el amor -y consejos para saber qué hacer si crees que te puede estar pasando.

Atención y halagos excesivos

Una de las cosas complicadas de las citas, según Raghavan, es que todo lo que ocurre en las relaciones sanas también puede ocurrir en las relaciones insanas. Mostrar atención excesiva es un ejemplo.

“Si alguien te presta atención y está generalmente presente durante la primera cita, eso suele ser señal de interés”, dijo Raghavan, que también se especializa en violencia doméstica y tráfico sexual. “Pero también hay alguien que te presta interés de tal manera que te consume”.

Añadió que puede ser difícil reconocer el desajuste entre la familiaridad (recuerda que se trata de alguien a quien acabas de conocer) y el afecto en el momento, especialmente cuando una persona pronuncia palabras que has deseado escuchar: “eres mi alma gemela”, “nunca conocí a nadie con quien me sienta tan cercano” o “todo en ti es lo que quería”.

“Es muy exagerado, histriónico, pero también podría verse como algo profundamente seductor y romántico, dependiendo de lo que ocurra en el medio, de lo que pase después”, dice Raghavan.

Aislamiento de los amigos y la familia

Puede parecer dulce que tu nueva pareja quiera pasar todo su tiempo contigo. Pero lo más frecuente es que sea una alerta roja: la persona puede ser un narcisista que trata de aislarte de las otras conexiones en tu vida como una forma de ejercer el control.

Amy Brunell, profesora de psicología de la Universidad Estatal de Ohio -cuya investigación se centra en el narcisismo en las relaciones sociales y románticas-, dijo que aunque no hay una enorme cantidad de investigación sobre el abuso de la pareja y el narcisismo, existe una conexión. Controlar la vida social de una persona desde el principio puede dejar a la persona sin ningún lugar al que acudir cuando la relación se deteriora.

“Esto siembra la semilla de la violencia en la pareja porque, por lo general, la persona finalmente tiene suficiente y quiere salir de la relación, y entonces es muy difícil”, señaló Brunell.

Regalos exagerados

Raghavan dijo que la entrega de regalos a las nuevas parejas es una forma común de ejercer influencia por parte de los bombarderos del amor, e incluso si no tienen dinero, pueden actuar como si lo tuvieran.

“Forma parte de la idea del exceso y de abrumar a la persona para que se vea arrastrada”, dijo, y añadió que la “atención constante, los halagos, la seducción, los regalos” hacen que sea difícil “procesar que estás abrumado. Y cuando estás abrumado, no ves el peligro”.

Los narcisistas tienden a ser materialistas ellos mismos, dijo Brunell, por lo que también pueden dar regalos para aumentar su valor y autoestima.

“Me recuerda un poco al asunto de Christian Grey en esa serie, la entrega crónica de regalos de alta gama”, dijo, refiriéndose al personaje principal de Cincuenta sombras de Grey. Como este tipo de personajes abundan en los medios de comunicación románticos, añadió, su comportamiento “se convierte en nuestra idea equivalente de romance”.

Paul Eastwick, profesor de psicología de la Universidad de California en Davis, cuya investigación examina cómo las personas inician y se comprometen en las relaciones románticas, señaló que no todos los grandes gestos deben ser alertas rojas.

“En general, la forma en que damos afecto a otras personas, la forma en que les mostramos que nos preocupamos por ellos, la forma en que tratamos de apoyarlos, todas esas cosas tienden a predecir sólidamente los buenos resultados”, dijo Eastwick. El bombardeo de amor, dijo, probablemente representa un “pequeño subconjunto” de ese comportamiento.

Después del bombardeo amoroso

En las relaciones románticas adultas saludables, el apoyo, el deseo y el afecto tienden a ser recíprocos, dijo Eastwick. Pero en los casos de bombardeo amoroso, la atención fluye en una sola dirección: una persona intenta convertirse en todo el mundo de la otra.

Raghavan dijo que las personas que fueron bombardeadas por el amor suelen sentir que perdieron el sentido de sí mismas, algo que puede llevar mucho tiempo reconstruir.

“Perdés el sentido de quién sos porque te están manejando pequeñas cosas y estas pequeñas cosas pueden ser cualquier cosa, desde cómo te vestís hasta cómo te presentás”, advirtió Raghavan. “Pero también puede ser el tipo de bromas que se te permite contar en público o el tipo de mujer que él quiere que seas”.

Estos expertos dijeron que las víctimas deben tener paciencia y perdonarse, y también podrían beneficiarse de una terapia. Deberían intentar volver a conectar con las actividades y personas que les importaban antes de que el terrorista del amor entrara en su vida, aconsejaron los expertos.

“Es necesario aceptar los trágicos sucesos y abrazar la positividad del futuro”, dijo Raghavan.

Por Gina Cherelus, para The New York Times. Traducción: Patricia Sar.

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba