Cómo funcionan los emuladores de juegos: la tecnología que permite disfrutar de una consola en el celular

La nostalgia domina el mercado actual. Tener la opción de disfrutar de los videojuegos de nuestra infancia no solo es posible a través de consolas retro, sino también gracias a la emulación. Una tecnología que se desarrolló principalmente en computadores, pero que actualmente es posible tenerla en celulares.

De esta forma, es posible jugar a títulos de Game Boy, Super Nintendo o PlayStation en nuestros teléfonos móviles, ya sea usando la pantalla táctil o conectando un mando. Una experiencia que se ha masificado y hoy es una de las mejores formas de sacarle provecho a la potencia de los dispositivos.

Qué es un emulador y cómo funciona

Para comprender cómo funcionan los emuladores y cómo nos permiten jugar a juegos de consolas retro en nuestros dispositivos móviles, primero debemos entender qué es un emulador. En el mundo de la informática, un emulador es un software diseñado para imitar el funcionamiento de una plataforma de hardware en otra plataforma diferente.

En otras palabras, un emulador es capaz de ejecutar el código diseñado para una consola de videojuegos en un dispositivo que no es esa consola.

Los emuladores son la mejor forma de disfrutar de juegos reto sin pagar por consolas antiguas. (MICROSOFT)
Los emuladores son la mejor forma de disfrutar de juegos reto sin pagar por consolas antiguas. (MICROSOFT)

Los emuladores son programas extremadamente complejos que replican no solo el hardware de la consola original, sino también su software y su interfaz de usuario. Para lograr esto, los desarrolladores de emuladores utilizan técnicas de ingeniería inversa para entender cómo funcionaba la consola original y luego replicar ese funcionamiento en un entorno virtual.

Uno de los aspectos más desafiantes de la emulación es la recreación de la unidad central de procesamiento (CPU) de la consola. La CPU es el cerebro de la consola y es responsable de ejecutar el código del juego. Para que un juego diseñado para una CPU específica funcione en una CPU diferente, el emulador debe traducir las instrucciones del juego de un formato a otro.

Esto se logra mediante el uso de algoritmos que convierten las instrucciones de la CPU original en instrucciones compatibles con la CPU del dispositivo en el que se está ejecutando el emulador.

Además de emular la CPU, los emuladores también deben replicar otros componentes de hardware de la consola original, como la memoria de solo lectura (ROM), la memoria de acceso aleatorio (RAM), la tarjeta gráfica y el controlador de sonido.

Esto permite que el juego se ejecute correctamente y se vea y suene como lo haría en la consola original.

infobae

Compartir esta noticia

Facebook
Twitter
Scroll al inicio