Cómo evitar los calambres en los pies con remedios caseros

Los calambres en los pies se producen por diversos factores, como una mala hidratación, consumo de alimentos poco saludables o falta de actividad física. Por eso, para evitarlos, lo cual dicho sea de paso no es complicado, primero es importante saber por qué se producen y cuáles son los hábitos que debemos adquirir para contrarrestar estos factores.

Cómo se producen los calambres

Se trata de una contracción muscular que se produce de forma involuntaria. Aunque es dolorosa, no dura mucho tiempo, ya que la molestia perdura por uno segundos o unos cuantos minutos.

Los calambres en los pies, por lo general, no representan un problema grave. Sin embargo, cuando aparecen con mucha frecuencia podría ser indicativo de que existe un problema relacionado con el sistema nervioso.

Qué producen los calambres

Existen diversas causas por las que se producen los calambres en los pies. Estas van desde el exceso de prácticas deportivas, hasta el propio embarazo.

La deshidratación es una de ellas. Cuando, al realizar una práctica deportiva no se bebe líquidos, se pierden minerales como el calcio o el potasio.

La pérdida excesiva de líquidos y la no reposición de estos puede producir espasmos en los músculos. En situaciones más graves, podría ocasionar lesiones.

Si a esto se le suma el uso de un calzado muy estrecho y ajustado, los pies se ven sometidos a mucha presión. Esto hace que, tanto la musculatura como el paquete basculo-nervioso estén comprometidos, produciendo así los calambres.
 
               Durante el embarazo, tanto los pies como las piernas se hinchan. Esto se debe a cambios hormonales y al aumento de peso. En el caso de la circulación de la sangre, hace que el retorno de esta sea más lento, y esto podría provocar los calambres.

Cómo evitarlos

A menos que se produzcan por algún trastorno u otro problema de salud que requiera de atención médica especializada, loscalambres se evitan con remedios sencillos.

Una de las mejores formas de evitarlos es hidratándose, en especial cuando se realiza alguna actividad física. Esto es importante para evitar la pérdida de sales y minerales.

Lo siguiente es llevar una dieta saludable. Evitar los alimentos procesados y ricos en grasas y consumir aquellos que sean ricos en potasio. La ingesta de verduras y frutas es vital para las personas que realizan alguna práctica deportiva.

El ejercicio es fundamental para mantener los músculos en forma. Puede empezarse con aquellos que son de bajo impacto para evitar molestias mayores o lesiones. Para la actividad física, es necesario usar el calzado adecuado.

Hacer ejercicios y masajes en los pies es importante para que estos ganen fortaleza. Así, los calambres no serán frecuentes e incluso, pueden desaparecer del todo.

Ahora bien, si estos espasmos son muy frecuentes, y no hay nada que los pueda aliviar, lo más recomendable es consultar con un podólogo para hacer una evaluación minuciosa y determinar cuál es el problema, y a partir de allí, buscar la solución adecuada.

 

Fuente: eldiariony.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba