Colesterol alto: 5 remedios caseros para disminuirlo de manera natural

Padecer altos niveles de colesterol malo, es el antecedente por excelencia de las afecciones cardiovasculares. De tal modo que se ha vuelto popular por ser el villano de las historias sobre la salud del corazón. Lo cierto es que se trata de una condición que se relaciona estrechamente con el estilo de vida, aspectos como el nivel de actividad física, el manejo del estrés, el buen descanso y la calidad de alimentación son simplemente primordiales.De manera natural el cuerpo crea algo de colesterol, el resto lo agregamos a través de los alimentos que consumimos.

Si bien es cierto que no todos los alimentos contienen colesterol y de hecho existen algunos ingredientes naturales que tienen la capacidad de reducir el contenido de colesterol en la sangre. También, existe toda una contraparte proveniente de la numerosa oferta de alimentos ricos en grasas saturadas, trans, fritos, azucarados, procesados y ricos en sodio. Finalmente la recomendación de los expertos es contundente y la mejor medida es seguir una dieta basada en alimentos integrales y naturales, con base en ello nos dimos a la tarea de seleccionar algunos tratamientos naturales que serán un gran complemento cotidiano para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas como el colesterol alto y la hipertensión.

1. Infusión de cúrcuma

En los últimos años todas las tendencias de nutrición y salud hablan sobre los beneficios de integrar la ingesta de cúrcuma en la dieta diaria, la principal razón se relaciona con sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Es un gran aliado del sistema inmunológico, digestivo, intestinal y cardíaco. Lo que hace que la raíz de cúrcuma sea un ingrediente tan poderoso medicinalmente, es su contenido en un compuesto activo llamado curcumina que tiene la capacidad de prevenir la producción de colesterol en el hígado, bloquear la absorción de colesterol en el intestino y reducir la oxidación del colesterol LDL en el revestimiento de las arteriasCon ello permite que los niveles de colesterol DLD y triglicéridos se reduzcan, y además aumenta los niveles del colesterol HDL o “bueno”, y por lo mismo disminuye la acumulación de grasa en las arterias protegiendo el corazón. Lo mejor de todo es que la cúrcuma se puede aprovechar de muchas maneras y es fácil integrarla en jugos, licuados, sopas, cremas, panadería saludable, guisados y golden milk. Los buenos resultados sobre el nivel de colesterol se han demostrado a partir del consumo de media cucharada de cúrcuma al día, por 1 mes.

2. Semillas de lino

Las semillas son una adición muy valiosa en toda dieta equilibrada, por su alto contenido en proteínas vegetales, minerales, vitaminas, antioxidantes, fibra y en particular Omega-3. Tanto las semillas de lino como el aceite de linaza contienen altos niveles de ácido alfa-linolénico (ALA), se trata de un tipo de ácido que tiene el poder de disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca. Dentro de los grandes beneficios de la linaza para la salud, se encuentra su contenido en fibra y ácidos grasos omega-3, así como unos fitoquímicos llamados lignanos, que protegen la salud cardiovascular. Para mayor contexto: una cucharada (7 gramos) de linaza molida contiene 2 gramos de ácidos grasos poliinsaturados (incluye los omega-3), 2 gramos de fibra dietética y 37 calorías. Son ideales para enriquecer jugos, licuados, cereales, avena y panadería saludable. Para disminuir los altos niveles de colesterol, se aconseja el consumo de un licuado con linaza, naranja fresca y avena.

3. Suplementos de aceite de pescado con ácidos grasos omega-3

En los últimos meses todos hablan sobre los beneficios de aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3, que brillan por su alto contenido en antioxidantes y sustancias de poder antiinflamatorio. Es un hecho que se trata de un elemento dietético importante para potenciar la salud cardíaca, si bien se encuentran de manera natural en alimentos como los pescados grasos como el atún, salmón, trucha, arenques y sardinas, y los aceites de pescado, consumir una cápsula de algún suplemento de aceite de pescado al día es un gran complemento. También se aconseja reforzar la ingesta de Omega-3, procurando el consumo de dos porciones de pescados grasos a la semana. Es la combinación perfecta para reducir el riesgo de ataques cardíacos. Complementa integrando en la dieta diaria, la inegesta de nueces, semillas, aguacate, aceite de canola y la soja, todos son buenas fuentes. La evidencia es más sólida sobre los beneficios de comer pescado con ácidos grasos omega-3 que tomar suplementos o comer otros alimentos.

4. Ajo

El ajo es un bulbo comestible que se ha utilizado como ingrediente de cocina y medicina durante miles de años. Se puede comer crudo o cocido. Una de sus grandes cualidades es que goza de inmensa versatilidad, también está disponible en forma de suplemento, como cápsula o tableta. Algunas investigaciones sugieren que el ajo puede ayudar a reducir la presión arterial, reducir los niveles de colesterol en sangre y retrasar el progreso de la aterosclerosis. Entre las principales razones se encuentran sus propiedades antiinflamatorias, que tienen grandiosas propiedades cardioprotectoras. Se cuenta con estudios que han encontrado que el consumo de ajo diario durante 1 a 3 meses ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre.

5. Té verde

El té verde es considerado la bebida más saludable del planeta, lo cual se relaciona con su impresionante densidad en nutrientes. De manera específica contiene catequinas y otros compuestos antioxidantes que son de gran ayuda para reducir los niveles de colesterol total y LDL “malo”. Se cuenta con un estudio bastante relevante, en el cual científicos dieron a las ratas agua para beber infundida con catequinas y galato de epigalocatequina, otro antioxidante beneficioso en el té verde. Después de 56 días, los investigadores notaron que los niveles de colesterol y LDL “malo” se habían reducido en alrededor de un 14,4% y un 30,4% en los dos grupos de ratas con dietas altas en colesterol. Además los antioxidantes del té verde se relacionan con grandes propiedades antiinflamatorias que resultan un magnífico protector cardíaco. Se ha comprobado que el té negro también puede tener un impacto positivo sobre los niveles de colesterol, pero en menor medida que el té verde ¿La razón? La diferencia en las cantidades de catequinas y su contenido en cafeína, el cual también puede ayudar a elevar los niveles de HDL.

 

Fuente: eldiariony.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba