CNEL afirma que no ha cortado servicio, salvo a las industrias

Gino Mieles abandona la oficina La Garzota de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) esperanzado de que corregirán el supuesto error en la lectura de su medidor.

El habitante de las calles Francisco Segura y la 17, suroeste de Guayaquil, que utiliza muletas, menciona que de pagar $ 20 en promedio al mes, estos días recibió una planilla por $ 43. Agrega que luego del plantear su queja, la CNEL presuntamente admitió un yerro.

“Tengo que mandar la foto del medidor a este correo ( [email protected])”, expone la mañana del lunes 25, cuando una media de 20 usuarios se mantiene en la columna de acceso a Servicio al Cliente, donde ciudadanos no solo tratan de su inconformidad por la facturación sino que gestionan convenios de pago, solicitan medidores o tramitan la inclusión entre los beneficiarios de descuentos por tercera edad.

Gustavo Mazzini, gerente comercial de la CNEL, habla de flexibilidad en favor de los usuarios considerando el golpe económico por efecto de la pandemia del COVID-19. Sostiene que priorizan la notificación por deuda antes que del corte del servicio eléctrico. Pero admite que ya dejaron sin suministro a industrias y a clientes con deudas anteriores a la emergencia sanitaria.

Refiriendo una “aceptación importante” respecto a los convenios, el gerente Mazzini asegura de 710.000 clientes en Guayaquil, el 55% ha suscrito acuerdos y que prácticamente todo corresponde a tarifa residencial.

“Total 394.066 clientes, monto $ 60’559.834”, detalla y recuerda que los convenios por las medidas compensatorias dispuestas por el Gobierno, anunciadas a finales de julio luego de una avalancha de quejas por sobrefacturación, son automáticos.

No obstante, los clientes de la CNEL pueden gestionar compromisos de pagos ajustados a sus intereses, manifiesta el gerente comercial de la CNEL.

La noche del 29 de julio, el presidente Lenín Moreno anunció que el Gobierno asumiría el consumo extra de electricidad generado en los hogares de marzo a agosto por efecto del confinamiento debido al COVID-19.

Explicó que se emitirían nuevas planillas que tendrán el valor reflejado en los meses respectivos, pero del 2019. “Para quienes no han podido pagar durante esa época vamos a diferir sus facturas hasta 36 meses plazos, este proceso será automático y no requiere hacer trámite alguno”, expuso.

Cómo identificar el valor a pagar de la planilla de energía eléctrica
La CNEL, luego de un proceso de refacturación, empezó a emitir las planillas a partir de septiembre. Ahí constó el detalle de convenios de pagos por doce meses correspondiente a valores no cancelados.

La mañana del lunes 25, Paúl Guillén, habitante de Sauces 7, comenta que salda $ 500 a la CNEL a través de un acuerdo de pago, pero muestra desespero por la “facturación muy alta” de meses recientes. Duda en tener de recursos para ese fin.

Andrés Lucas, morador de Los Vergeles, llega a La Garzota con al menos cinco planillas para demostrar que su promedio de consumo es de $ 20 y así alegar que no tendría sustento la factura por $ 40 que recibió estos días. Cree que personal leyó mal su medidor.

El gerente Mazzini indica que hay un pequeño margen de error institucional en ese universo de 710.000 clientes, pero asegura que es subsanable.

En esta emergencia sanitaria entró en vigencia la denominada Ley Humanitaria, promulgada a propósito de la crisis ocasionada por el virus, la cual prohibía el corte de servicios por planillas impagas en cuanto esté vigente el estado de excepción, a la vez que extendía la medida por 60 días terminada la declaratoria. Esa salvedad terminó el viernes 13 de noviembre. (I)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba