CNE no contrata aún aval internacional para sus sistemas, pero se afinan procesos para entrega de resultados

Uno de los pendientes que tiene el Consejo Nacional Electoral (CNE) es la contratación de una firma internacional que avale la auditoría al sistema de conteo de votos que realizó la Contraloría General del Estado.

Las transitorias quinta, sexta y séptima del Código de la Democracia, que se incluyeron en las reformas vigentes desde febrero pasado, determinaron que el CNE tendría un plazo de 120 días para realizar una auditoría al registro electoral o padrón, otros 120 para el sistema de validación de firmas para legalizar organizaciones políticas; y, 180 días para la auditoría al sistema informático para el conteo de votos.

Este último requiere específicamente el aval de un organismo internacional reconocido.

Sin embargo, el Consejo no ha logrado concretar la contratación pese a que el plazo para hacerlo venció en agosto pasado.

El 10 de enero último, el CNE aprobó el Plan Anual de Contrataciones, y uno de los departamentos solicitó la «liberación de recursos» para la contratación del servicio de «Aval de auditorías» por un monto de $ 76.719.

La presidenta, Diana Atamaint, dijo en septiembre pasado, ante la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, que identificaron a siete empresas internacionales que podrían dar este aval.

De ellas, solo dos habían «mostrado interés»: Bureau Veritas de Brasil y Riscco de Panamá. Los costos aproximados ​bordeaban los $ 80.000 y $ 69.000, respectivamente, en ese entonces.

La Contraloría, en una auditoría realizada al sistema de escrutinio que se utilizó en los comicios seccionales del 2019, observó que 20.451 actas de escrutinio tenían inconsistencias de 248.835 procesadas; también que hubo interrupciones, lentitud y cambios en la información presentada sobre la cantidad de actas válidas.

El consejero Luis Verdesoto confirmó que aún no se dispone de este aval, aunque el sistema informático estaría funcionando correctamente.

Su conclusión se da después de los dos últimos simulacros nacionales que se realizaron en los últimos fines de semana a doce días de que se desarrollen los comicios nacionales de febrero del 2021, a los que se sometió a la estructura tecnológica y en los que les «ha ido bien».

El sistema soportó ‘cargas de estrés’, pruebas de ataques informáticos, y en general «con el equipamiento que se tiene está saliendo bien hasta ahora», mencionó Verdesoto.

Explicó también que los objetivos del Consejo son evitar que el 7 de febrero, después de las votaciones, haya «una caída del sistema», para que fluya la transmisión de los resultados para la ciudadanía y medios de comunicación.

Ayer por la tarde, los consejeros preveían mantener una reunión interna para conocer informes al respecto y tomar decisiones relacionadas con la jornada electoral.

Verdesoto confirmó que se conocerían las conclusiones y recomendaciones de los simulacros; y que una primera evaluación se pronostica que los resultados de las elecciones empezarían a difundirse a eso de las 20:00, con el 22 % del escrutinio de actas a nivel nacional.

Se espera mejorar los procedimientos y aumentar entre el 27 % y 30 % el escrutinio, pero «aún son resultados dispersos». «Lo que vamos a hacer es tener una buena presentación del resultado del conteo rápido a las 20:00», subrayó Verdesoto.

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba