CNE intenta motivar asistencia de universitarios en mesas electorales con validación de prácticas de servicio a la comunidad

Blindada. Con esa palabra Carlos describe la forma como su joven hija tuvo que acudir el pasado 7 de febrero para cumplir con su deber cívico como miembro de una de las Juntas Receptoras del Voto (JRV). Mascarilla N 95, visor, alcohol y más mascarillas quirúrgicas de emergencia fueron parte de las medidas adoptadas para tratar de disminuir el contagio el día de las elecciones generales.

La joven se estrenó en sus obligaciones ciudadanas como vocal suplente de una mesa electoral, dice su padre que expresa el temor que sentía la familia ante la posibilidad de que se enferme si se daban las aglomeraciones, como hubo en los exteriores de algunos recintos electorales.

El riesgo de contaminarse por el COVID-19 sería uno de los motivos que provocó un ausentismo de los miembros del las JRV, por lo que algunas mesas debieron ser integradas por ciudadanos que no habían recibido la capacitación. Esta situación habría provocado un incremento de actas con novedades, además de que la capacitación que recibieron, virtual o presencial, no habría sido suficiente, según autoridades del organismo electoral.

La misión de observación electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en su informe preliminar, recomienda revisar los porcentajes de capacitación alcanzados por los miembros de las JRV y, de ser necesario, reforzar los contenidos el día de la elección.

Además, estudiar las causales de las actas “con novedades” (en el sistema de cómputo) para determinar medidas de mejora en las capacitaciones a los miembros de las JRV sobre el llenado del material electoral en la fase de escrutinio. También la misión sugiere hacer especial énfasis en las capacitaciones de que las actas sean firmadas por el presidente y el secretario de las juntas.

Las autoridades del CNE se encuentran en un proceso de evaluación de la primera vuelta, pero ya han adelantado que se debe mejorar en lo logístico y lo técnico para la segunda vuelta electoral que será el 11 de abril.

A nivel nacional, el 78% de las personas que integran las 38.979 JRV son estudiantes universitarios. En Guayas, 63.371 ciudadanos fueron designados como miembros de 9.080 JRV. De este total de seleccionados por sorteo, 54.654 (86,24%) son universitarios.

Según la Delegación Electoral del Guayas, alrededor de 1.200 mesas electorales fueron integradas por ciudadanos que acudieron a sufragar.

Para incentivar la participación cívica de los estudiantes el CNE ha firmado convenios interinstitucionales con universidades para que su desempeño como miembros de las JRV, en la primera y segunda vuelta, sea reconocido como horas de vinculación con la comunidad.

Esta validación es uno de los tres incentivos que el organismo electoral puso en vigencia para quienes debían integran las JRV, pero que no dio resultado pues se evidenció el ausentismo de quienes debían integrar las mesas el día del sufragio.

Los otros dos incentivos son, de acuerdo al Reglamento para la selección, conformación, funcionamiento y reconocimiento de incentivos de las JRV, un día adicional de vacaciones a los funcionarios o empleados de las instituciones públicas y privadas y una compensación económica para cada proceso electoral para los recintos electorales de difícil acceso y los centros de privación de la libertad. Esta se entregará el día de las elecciones.

La Universidad de Guayaquil es una de las instituciones superiores que firmó, en enero pasado, dos convenios con la Delegación Electoral del Guayas. Uno de ellos para que se valide la participación de los alumnos como miembros de las JRV como horas de vinculación con la sociedad, requisito mandatorio previo a la obtención del título profesional.

Para validar las 34 horas en la primera vuelta y 34 horas en la segunda vuelta, como prácticas de servicio comunitario, los estudiantes deben presentar varios documentos como el certificado del CNE de haber finalizado con éxito la capacitación como miembro de la mesa electoral.

Además de fotografías del estudiante sentado en mesa, entre los miembros de las Juntas Receptoras del Voto, y del acta de escrutinio en la que se identifiquen las firmas de los miembros, la firma del estudiante y la fecha.

Tina Zerega, vicerrectora académica de la Universidad Casa Grande, menciona que para estimular la participación de los estudiantes en este proceso electoral semanas atrás firmaron un convenio con el CNE para que se reconozcan las 60 horas, en la primera y segunda vuelta, más la presentación de documentos personales, certificado de capacitación, fotografías en la mesa electoral y de un proyecto diseñado por la unidad académica correspondiente.

“Consideramos que tenemos que formar ciudadanos y profesionales con valores y democráticos, y en ese marco es importante apoyar este proceso dentro de la formación universitaria”, dice Zerega.

Enrique Pita, vicepresidente del CNE, en una entrevista radial expresó que la capacitación debe ser mejorada, pues pese a que hubo un importante número de asistencia no fue lo suficientemente fuerte.

Agregó que uno de los inconvenientes que se presentaron es que una semana antes de los comicios pudieron contratar a los coordinadores de recinto por cuanto no tenían partida presupuestaria, por lo que este personal, que debía ayudar a los miembros de las JRV para que no cometieran tantos errores, no tenía la capacitación suficiente.

Otro tema que mencionó es la presencia de personas encolumnadas afuera en los recintos electorales, lo que debe ser analizado.

Al respecto, la OEA recomienda en su informe permitir el acceso de los votantes a los locales de votación desde el inicio de la jornada, delimitando adecuadamente espacios para garantizar el distanciamiento social entre las personas en el interior de los recintos. (I)

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba