Cinco familiares de Carlos Pareja Yannuzzelli y Álex Bravo, acusados en caso Petroecuador

Poco después de instalada la segunda jornada de la audiencia preparatoria a juicio de uno de los casos de corrupción en Petroecuador, el fiscal Juan Carlos Zúñiga acusó este miércoles a trece personas de ser “autores directos” del delito de cohecho y a cinco, de ser “coautores”.

Zúñiga reemplaza a Segundo Jacinto Tibanlombo, quien el 13 de enero fue suspendido por el Consejo de la Judicatura y cuestionado por el presidente Rafael Correa, debido a que en su dictamen sobre el caso se abstuvo de acusar a siete personas.

En la audiencia, que se instaló a las 09:40 de este miércoles en el nuevo edificio de la Función Judicial, al norte de Quito,  Zúñiga pidió incluir entre los autores directos de cohecho al exministro Carlos Pareja Yannuzzelli, al exgerente de la estatal Álex Bravo y a otros dos funcionarios del sector.

A ellos se suman nueve contratistas que habrían participado de beneficios económicos a través de operaciones irregulares. Según el fiscal, Pareja fue quien articuló y “dio las directrices” para obtener beneficios económicos ilegales; mientras que Bravo habría sido el operador, quien manejaba el dinero de tales transferencias.

En la lista de los cinco posibles “coautores” se encuentran los familiares más cercanos de Pareja y de Bravo. El sábado, el presidente Correa insistió en la complicidad de los familiares, a algunos de los cuáles incluso dijo haber conocido.

El mandatario señaló que se tiene la lista de la participación de los parientes de las exautoridades de Petroecuador en varias transferencias millonarias y aseguró que ellos conocían del origen de esos fondos. Por ello, se ratificó en las críticas al fiscal Tibanlombo.

La audiencia sigue en desarrollo y cuenta con la presencia de Zúñiga y su equipo, y de los abogados defensores de los involucrados. La jueza Karen Matamoros lleva el caso y se espera que este jueves tome una decisión sobre el pedido del fiscal. (I)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba