Equipo del FMI inició el cuarto examen al acuerdo que mantiene con Ecuador

Desde este 11 de febrero de 2020, un equipo del Fondo Monetario Internacional (FMI), encabezado por Anna Ivanova visita Quito para evaluar el programa que mantiene el organismo con Ecuador.

Así lo dio a conocer el FMI y añadió que la revisión busca seguir los desarrollos económicos recientes y continuar trabajando con las autoridades ecuatorianas mientras implementan sus planes de política económica.

Según el último reporte del Fondo, en esta revisión tomará en cuenta los logros a diciembre del año pasado y su aprobación daría al país un desembolso de $ 348 millones, luego del visto bueno del Directorio Ejecutivo del organismo.

Dentro de los temas pendientes que tiene que cumplir Ecuador dentro del programa con el Fondo están reformas Código Orgánico de Planificación y Finanzas Públicas (Coplafip) y cambios para conseguir la independencia del Banco Central del Ecuador (BCE).

No obstante, tras la ruptura entre CREO y Alianza PAIS, hay dudas de que el Gobierno pueda conseguir esos objetivos.

Risa Grais-Targow y Laura Duarte, analistas de Eurasia Group, consultora de riesgo político, aseguraron a EXPRESO que la salida de CREO deja al Gobierno sin mayoría en la asamblea y abre espacio para que ocurran nuevas fracturas entre los otros miembros de la coalición. Esto deja al presidente Lenín Moreno con una estrecha ventana para aprobar reformas, la cual probablemente cerrará en junio dado el ciclo electoral.

Según las analistas, las nuevas dinámicas en la asamblea también complicarán las negociaciones en torno al Coplafip y a la independencia del BCE, las cuales deben ser presentadas antes de finales de febrero y de abril respectivamente de acuerdo a lo acordado con el FMI.

De acuerdo a las especialistas de Eurasia Group, de las dos reformas, la del Coplafip tiene mayores probabilidades de ser aprobada, pues los cambios propuestos son de naturaleza administrativa y no son políticamente sensibles para los votantes.

Adicionalmente, es probable que CREO continúe apoyando el programa del FMI de manera general a pesar de su ruptura con el Gobierno, mientras que el Partido Social Cristiano (PSC) tiende a favorecer las restricciones al gasto, por lo que puede que decida colaborar con la aprobación de este proyecto.

La reforma al Banco Central, según la firma multinacional especialista en riesgo político, será más complicada políticamente. La propuesta inicial enfrentó fuertes críticas de los grupos indígenas, y hay opiniones divergentes en torno al mejor proceso para nombrar las autoridades del Banco Central y al rol que debe asumir la Superintendencia de Bancos. «En consecuencia, aunque todavía creemos que hay oportunidades para que esta reforma se apruebe, hay menos probabilidades tras la ruptura con CREO», sostuvieron.

¿El Gobierno podrá realizar otras reformas? Es poco probable que el gobierno avance otras medidas inicialmente planificadas como parte de su programa de reformas, dada una ventana apretada, así como un entorno político y social aún delicado.

No obstante, si el FMI sigue mostrando una postura flexible y exigiendo objetivos de ajuste más pequeños, es probable que el Gobierno pueda continuar con el programa, concluyeron las analistas.

(Expreso)