Cifras

Las pérdidas negras de energía en CNEL crecen cada año

En 2019 los ecuatorianos consumieron 25.310 gigavatios hora de electricidad, esto es un 4,5 % más en relación a la demanda que hubo en el año precedente, según información divulgada por las autoridades del ramo. Pero no toda la energía disponible para el suministro del país se convirtió en dinero para el Estado.

Más del 10 % se perdió en el sistema nacional de distribución sin ser facturado por las empresas eléctricas (pérdidas técnicas y no técnicas). Y una parte de esa merma son las que se dan, en gran proporción, por el hurto de electricidad y los errores de facturación o de lectura de mediciones de consumo.

Esa es una de las deficiencias de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL EP). La distribuidora y comercializadora que presta servicio a 2,5 millones de clientes en diez provincias, es la que presenta los mayores niveles de pérdidas negras (no técnicas) de electricidad.

La intervención de CNEL por parte del Gobierno, tiene justamente como uno de sus ejes de acción el reducir las pérdidas de energía eléctrica en la empresa pública.

“Las acciones para intervenir CNEL responden a indicadores de gestión que actualmente no se cumplen”, manifestó el ministro de Energía y Recursos Naturales No Renovables, José Agusto, al justificar el proceso de intervención a la que será sometida la corporación estatal.

Sus 11 unidades de negocio reportan en promedio, 6,5 % de pérdidas negras al año, frente al 4,30 % de las nueve empresas eléctricas que operan en el resto del país, de acuerdo con datos de la Agencia de Regulación y Control de Electricidad (Arconel).

Entre enero y noviembre de 2019, CNEL no facturó 1’010.479 MWh, según los reportes de Arconel. Esto representa el 46 % del total de energía que no aprovechó en el sistema de distribución.

La entidad factura más de $ 1.600 millones al año. Pero, ¿cuánto dejó de cobrar por las pérdidas negras? “En promedio un kilovatio hora cuesta $ 0,10, por lo que un millón de MWh representa $ 100.000. Pero el nivel de pérdidas de CNEL es mucho más grande, porque al final del día tenemos que evaluar en porcentajes”, explica el ingeniero eléctrico Arturo Clavijo, quien administró varias unidades de negocio de la estatal.

Las pérdidas negras en la empresa se han ido incrementando en los últimos años. En 2017 fueron 872.760 MWh, que representó el 6,10 % del total de energía disponible en el sistema; mientras que en 2018 subió a 933.110 MWh (6,20 %).

Para Clavijo, esa alza paulatina en los índices de pérdidas energéticas no son permisibles. “Esto obedece a la pésima y pobre ejecución presupuestaria de los proyectos que la Corporación no ha llevado a efecto de manera oportuna”, cuestiona.

Las unidades de negocio de Guayaquil, Guayas-Los Ríos y Manabí son las que registran los más altos porcentajes de pérdidas negras en los últimos tres años (ver infografía).

En esas provincias, que tienen zonas rurales con poblaciones dispersas y en condiciones de pobreza, se torna un problema la facturación, observa Felipe Borja, expresidente del Colegio Regional de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos del Ecuador (Crieel).

Para el experto, una intervención de CNEL será positiva si se corrigen defectos como la toma de lecturas de consumo, y que además el Gobierno cumpla con proyectos inconclusos. “Por ejemplo, se implementó en el país un programa para cambiar las redes eléctricas abiertas por redes antihurtos, pero eso quedó a medias”, destaca. (Expreso)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar