No hay inversores para evitar quiebra de operador turístico Thomas Cook

Las opciones se redujeron el sábado para el operador turístico británico Thomas Cook, que busca financiación adicional para evitar una rotunda quiebra y la repatriación de sus 600.000 turistas en todo el mundo.

Una fuente cercana al expediente explicó a la AFP que los 200 millones de libras esterlinas adicionales (227 millones de euros), necesarias para un plan de rescate sostenible, no llegarían de la mano de nuevos inversores privados.

La última oportunidad para que el operador turístico evite la quiebra es que el gobierno acepte invertir esos fondos. Según la misma fuente, las conversaciones entre Thomas Cook y el gobierno continúan, aunque el periódico The Times afirmó el sábado que era improbable que el gobierno interviniera.

La junta directiva de Thomas Cook se reúne el domingo. «Mañana sabremos si se ha llegado a un acuerdo y si el pionero de los operadores turísticos va a sobrevivir», resume la misma fuente. 

El sindicato TSSA, que representa a los empleados del operador turístico, escribió el sábado a la ministra de Empresa e Industria, Andrea Leadsom, pidiéndole una «reunión urgente» y exhortándola a «estar preparada para ayudar a Thomas Cook con un verdadero apoyo financiero». 

«La sociedad debe ser salvada sí o sí. Ningún gobierno británico serio aprobaría la pérdida de tantos puestos de trabajo», dijo en su carta el secretario general del TSSA, Manuel Cortes, según un comunicado. Thomas Cook cuenta con unos 22.000 empleados, de los cuales 9.000 en el Reino Unido.

Fuente: elespectador.com