El mercado del arte sufre por el Brexit y las protestas en Hong Kong

Se acerca el invierno para el mercado del arte. La incertidumbre causada por el prolongado intento de Gran Bretaña de separarse de la Unión Europea, las protestas masivas en Hong Kong y la guerra comercial entre Estados Unidos y China pesan sobre los coleccionistas a medida que las principales casas de subastas se preparan para sus principales subastas de fin de año. Sus desafíos se complican aún más por la ausencia de obras de grandes colecciones, como la Rockefeller que recaudó US$835,1 millones para Christie’s el año pasado.

“No estoy enviando nada para las ventas de Londres en Sotheby’s, Christie’s o Phillips”, dijo Gabriela Palmieri, consultora de arte de Nueva York. “Mis clientes están nerviosos por el brexit”.

La agitación geopolítica ha causado interrupciones en el comercio mundial de arte, y las fluctuaciones monetarias y los nuevos aranceles sobre el arte chino obligaron a compradores y vendedores de otros continentes a recalibrar los costos. Una contracción en el “mercado de las obras maestras” es la principal responsable de la desaceleración del primer semestre de este año. Hasta mediados de septiembre, un total de 14 obras obtuvieron al menos US$30 millones, frente a 23 obras durante el mismo período en 2018. Las ventas totales de esas obras cayeron 38% a US$781,8 millones, según un análisis de los datos de Artnet.

La escasez de ofertas de grandes colecciones, que generaron más de US$3.000 millones en los últimos tres años, hará que las obras maestras sean más difíciles de encontrar esta temporada y tendrá el mayor impacto en las grandes ventas de noviembre en Nueva York, según distribuidores y asesores que indicaron que las casas de subastas se están disputando las obras.

“Lo que es diferente esta temporada es que las colecciones que han llegado al mercado no han incluido obras de arte que cuesten entre US$50 millones y US$100 millones cada una”, dijo Marc Porter, presidente para las Américas de Christie’s. “Los objetos más caros provienen de vendedores discrecionales con quienes todavía estamos en negociaciones”.

Sotheby’s, Christie’s y Phillips “tendrán que obtener sus ventas lote por lote”, dijo Hugo Nathan, asesor con sede en Londres. “Es un trabajo duro y muy caro”.

Los compradores exigentes querrán aprovechar las fluctuaciones monetarias.

“La libra está barata y puede haber algunas oportunidades”, dijo Wendy Cromwell, asesora de arte en Nueva York.

Christie’s y Sotheby’s dijeron que esperan resultados sólidos de las subastas de arte contemporáneo en Nueva York la próxima semana.

Las expectativas son bajas para las subastas clave en Londres y Hong Kong que se realizarán la primera semana de octubre.

Fuente: elcomercio.pe