El petróleo de Texas sube un 0,5 % % y cierra en 63,10 dólares el barril

Nueva York, 20 may (EFE).- El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió este lunes un 0,5 % y cerró en 63,10 dólares el barril, influido por el mantenimiento de los recortes por parte de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) y la tensión que viven Estados Unidos e Irán.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en junio avanzaron 34 centavos de dólar respecto a la sesión previa del viernes pasado.

Los futuros del petróleo de EE.UU. arrancan la semana subiendo su valor entre el temor por la situación en Oriente Medio, las tensiones entre Irán y Estados Unidos y la influencia de una OPEP que se inclina por mantener los recortes en la producción que han ayudado a impulsar los precios del crudo este año.

El pasado fin de semana, el Comité Ministerial Conjunto de los países de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) decidieron dar seguimiento al acuerdo para la reducción de la producción como un «compromiso para equilibrar el mercado y para la estabilidad sobre una base sostenible».

Al término de la reunión de ministros que tuvo lugar en Yeda, en Arabia Saudí, el comité expresó su «satisfacción» por el papel que ha jugado la Declaración de Cooperación (DoC, por sus siglas en inglés) en la recuperación del mercado petrolero en el primer trimestre del año, indicó la OPEP en un comunicado.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó a Teherán el domingo y tuiteó que un conflicto sería el «fin oficial» de Irán, mientras que Arabia Saudí dijo que estaba listo para responder con «toda la fuerza» y que Irán debía evitar la guerra.

En este contexto de inestabilidad, los contratos de gasolina con vencimiento en junio restaron casi 4 centavos, hasta los 2 dólares el galón, y los de gas natural, con vencimiento el mismo mes, sumaron algo más de 4 centavos, hasta 2,67 dólares por cada mil pies cúbicos. EFE